Porristas mexicanos: gran talento y gran corazón

Al principio no quería escribir sobre el tema, ya que me he dedicado a escribir sobre el deporte en sí, pero caí en cuenta de que el cheerleading no es sólo lo que ocurre sobre el mat, el cheerleading es su gente

El 19 de septiembre, tan sólo un par de horas después de un simulacro de sismo que se realiza para poner a prueba los planes de emergencia, en conmemoración del terremoto ocurrido en 1985, un movimiento de 7.1 grados sacudió no sólo a la capital, sino estados vecinos como Puebla y Morelos.

Todo el país está de luto, por lo que no había querido escribir columna, pero me animé al ver que los porristas mexicanos tienen un gran corazón.

Muchas academias de porra fungieron como centros de acopio e invitaban a su comunidad a donar víveres en apoyo a las personas damnificadas. La verdad no me sorprendí, ya que los entrenadores siempre buscan convertirnos no sólo en mejores atletas, sino en mejores personas. Por su parte, COP Brands además de recibir víveres estuvo muy presente en redes sociales compartiendo información sobre academias y entrenadores que hacían su parte, con el objetivo de que más personas se sumaran al apoyo. 

Lo que sí llamó mi atención fue el saber que la ayuda no paró ahí.

¿Quién no se enteró de lo que hicieron los chicos de Victory? Este equipo de la Ciudad de México tomó las calles para “botear”, pero lo hicieron a su manera: mostrando ejercicios de porra en los rojos de semáforos, solicitando donación en efectivo de los conductores y transeúntes.

Soy firme creyente que cada quién apoya como puede, y como nosotros sabemos “porrear”, pues qué mejor que hacerlo así. Victory informó por redes sociales que reunieron $44,223 pesos en tres días de labores, mismos que fueron depositados en la cuenta de la Fundación Slim, que por cada peso donan 5 más. ¡Gran trabajo, felicidades y gracias! No sólo a los atletas, sino a los papás que también los acompañaron en su labor.

Por otro lado, lo que más tocó mi corazón fueron los porristas que acudieron como voluntarios a las zonas afectadas, algunos viajando desde otras ciudades, como Eloy Estrada, desde Monterrey, coach de Lechuzas de la UANL, y Rodrigo Rey, de Cardenales. 

Y me voy enterando que Genaro Rosaes, Pablo Diaz y Lili Ortiz, de Regio Cheer; y Diana Esparza, de Lady Tigers, ofrecerán una clínica el 7 de octubre en Saltillo, en la que el costo de entrada es solamente llevar material de curación o alimentos no perecederos para después donarlos a quienes más lo necesitan. ¡Vayan!

¿Que algunos presumen que están donando o trabajando como voluntarios? ¡Qué bueno! Que sigan presumiendo su apoyo, ojalá así más se animen a ayudar. Es hora de que presumamos y pongamos de moda la ayuda a nuestro país, tomarnos selfies ayudando y compartiendo nuestras acciones en redes sociales. Al final, lo que este país necesita es unión, trabajo y buenas vibras.

¿Tú ya ayudaste?

¡Gracias por leerme! Recuerden que recibo comentarios por este medio y en mi correo angelicapaezc@gmail.com donde pueden enviar sugerencias de temas a escribir.