Brinda velada de recuerdos

The Cure recetó los éxitos más representativos de su extensa trayectoria a más de 11,000 fans que se dieron cita en la Arena Monterrey

Una atmósfera repleta de sensaciones y recuerdos fue lo que The Cure espació este martes en su concierto en la Arena Monterrey, ante 11,000 ansiosos fanáticos que tuvieron que esperar nueve años para volverlos a ver en vivo.

La cita era a las 21:00 horas, y como todo artista que vive para su música y su publico, Robert Smith y compañía no sólo hicieron esperar por 15 minutos a su público para salir a escena.

En cuanto las luces del recinto se apagaron, los gritos de emoción no se hicieron esperar y la presencia de la agrupación fue sólo la indicación para comenzar un concierto en conjunto, pues la mayoría de los presentes coreó los temas de la velada.

Con un sencillo "hola", Smith comenzó el viaje musical con la canción Shake Dog, con la que encendió el ánimo de los presentes.

De inmediato The Cure incluyó en su repertorio los éxitos de su larga trayectoria, como Fascination Street y A Night Like This.

Canción tras canción, los británicos demostraron que la experiencia cuenta al momento de estar sobre el escenario, pues manejaron al público a su antojo, sin necesidad de realizar de más, pues tan sólo bastó su estilo intimista y uno que otro característico baile del vocalista, Robert Smith.

La noche continuó con canciones como Lovesong, la cual hizo que los presentes se levantaran a cantar, y entre algunos "gracias" en español, siguieron con éxitos como In Between Days, Just Like Heaven, The End of the World y las celebradas
Pictures of You y Lullaby.

Tras estos éxitos dieron paso a sonidos más electrónicos para el tema The Walk, con la que la mayor parte de los asistentes no resistió las ganas de pararse
a bailar. Pero The Cure tenía mucho más que ofrecer, por lo que en el repertorio aparecieron más clásicos, como Labyrinth y la muy celebrada Friday I´m In Love.

La banda hizo un balance perfecto entre sus temas pop y los más oscuros y densos, por lo que el público pudo disfrutar de temas como One Hundred Years y A Forest.

Y así Robert Smith, Jason Coper, Simon Gallup y Robert Smith, creadores de Three Imaginary Boys, el primer disco de la banda en 1979, continuaban después de la medianoche sin dar indicios de cansancio, tal y como suelen hacer en sus shows para asegurarse de que los fans queden satisfechos.

COMENTA ESTA NOTICIA
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad