Cold brew, una opción refrescante para tomar café

La solución de los cafeteros para beber café en temporada de calor, suele ser un café con hielo o un frappé, sin embargo hoy te contamos que ya puedes disfrutar del cold brew con todos los beneficios del café tradicional

Para los amantes del café que disfrutan del aroma y el sabor de una rica taza en las mañanas para despertar y entrar a la rutina diaria, tenemos la opción perfecta para disfrutarlo sin importar el intenso calor de algunos días; el cold brew.

 ¿Qué es el Cold Brew?

El Cold Brew es el proceso de preparación de un café frío en el que en ningún momento entra en juego el aumento de temperatura para hacer la infusión.

¿Por qué tomar Cold Brew?

Esta forma de tomar café tiene otros beneficios, además de lo que ya conocemos con el café tradicional.

Cold brew significa preparación o infusión en frío, y esa es la principal característica de este método. El proceso de infusión tarda mucho más tiempo (de 12 a 24 horas), pero el resultado final es delicioso.

- Tiene el 60% menos acidez que uno tradicional

- Mantiene todas sus propiedades y aroma

- Un café ligero pero con cuerpo lleno de matices y sabores intensos

 - Es utilizado como pre entrenamiento, provee la energía natural que el cuerpo necesita para la práctica de la actividad física.

¿Cómo prepararlo?

Se trata de un proceso lento pero efectivo... Necesitamos una cafetera de émbolo y un café molido bastante grueso.

La proporción de café va de acuerdo a tu gusto personal, pero la regla general es 100 gramos por cada litro de agua.

Pon el café en la cafetera, añade el agua, déjalo infusionar durante 15 o 20 horas y listo.

Mientras más horas esté reposando, el resultado será más complejo, dulce y amargo. Con menos tiempo, será más ligero.