El Horizonte
Por: Mauricio Morales

Monterrey
Comentarios

Damayanti Quintanar se convierte en asesina

La actriz platicó sobre su experiencia al dar vida a Yolanda Saldívar en El Secreto de Selena
Damayanti Quintanar se convierte en asesina
Foto: Web

El Horizonte Por: Mauricio Morales

Monterrey

La carrera de Damayanti Quintanar se ha caracterizado por estar repleta de retos. El más reciente fue ponerse en la piel de la asesina Yolanda Saldívar en El Secreto de Selena, serie que transmite actualmente por TNT. 

‘‘Para mí era importante encontrar un ser humano completo que puede tener momentos luminosos y de oscuridad’’, comentó la actriz en entrevista. 

‘‘Por un lado Yolanda es una de las personas más odiadas por haberse llevado la vida de Selena y cuando la gente está a disgusto con alguien, siento que lo catalogan en un lugar en donde sólo es una mala persona y no hay nada más, sin embargo en la vida sabemos que todos somos seres humanos y aunque cometamos graves errores no dejamos de ser personas’’, expresó. 

Para el papel, la artista tuvo que aumentar 18 kilos, lo cual fue difícil para ella, ya que venía de interpretar a una boxeadora en la bioserie de El César. 

‘‘El tener que haber subido de peso fue muy duro para mí tanto físicamente como emocionalmente, pero al mismo tiempo esto me ayudó para la construcción del personaje’’, señaló. 

Quintanar compartió que de cierta manera se sintió identificada con Yolanda Saldívar, ya que  hasta cierto punto, ella también sufrió de rechazo social. 

‘‘Yo sé lo que se siente querer ser querida, aceptada, vista y que no sea así, y sentirte rechazada’’, indicó la actriz, quien el próximo año podrá ser vista en la pantalla grande con la película Como Novio de Pueblo. 


  COMENTARIOS
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba