El Horizonte Por: Verónica Toledo

Monterrey
Comentarios

Alcanzar la productividad es fácil

Descubre tres principios básicos para optimizar tiempos y lograr tus metas
Alcanzar la productividad es fácil
Foto: Archivo.
Alcanzar la productividad es fácil
Foto: Archivo.
noticias en videos noticias en videos

Trabajar como ‘freelance’ es saber administrar tus tiempos. El tiempo es el activo más valioso con el que cuenta el trabajador independiente y que debemos dominar para finalizar nuestras actividades en un lapso determinado. Si comenzaste a trabajar de forma independiente o abriste un negocio, es importante que conozcas diversos métodos para ser más productivo en el trabajo o negocio y lograr tus metas. Estos principios son: eliminación, automatización y liberación.

Principios

1. Eliminación 

Se refiere a que tenemos miles de cosas por hacer, pero esas miles no son nada. Es decir, tenemos juntas, información por revisar, llamadas por hacer y por recibir, correos por leer y por enviar, pero me refiero a que no son nada porque muchas de esas cosas pendientes no nos ayudan a lograr nuestros objetivos y debemos eliminarlas. No estoy sugiriendo que no mandemos correos o contestemos llamadas, pero sí que podamos tomarle la importancia al tiempo y analicemos cómo estamos administrando nuestros pendientes. Puedes tomar 15 minutos para revisar correos y hacerlo sólo dos veces por día, intentar resumir los correos siendo objetivo, ir directo al grano y posponer las juntas que sabes que no aportarán nada para tu negocio o trabajo. Es importante evitar saturarnos con información que no necesitamos, por lo menos no hacerlo en nuestro tiempo de trabajo.

2. Automatización

Ya que hemos disminuido algunas cosas que consumían nuestro tiempo, podemos ir automatizando nuestras tareas diarias, para ello es importante reducirlas. Al iniciar la mañana toma 10 minutos para organizar las tareas que tienes, utiliza una agenda y anota lo que tienes que hacer y proponte como mínimo tres actividades de importancia que te ayuden a lograr una meta durante el día. Existe una técnica llamada “la técnica del Pomodoro”, la cual consiste en hacer intervalos de tiempo y poder distribuirlo. Si decidiste trabajar ocho horas, programa una alarma desde que iniciaste al minuto 25 y descansa cinco minutos; los cuales puedes aprovechar para ir al tocador, tomar agua, preparar café, etcétera. Cuando se llegue el minuto 30 comienza a trabajar de nuevo, y luego en el minuto 55 paras y descansas cinco minutos para que al minuto 60 comiences a trabajar de nuevo. Tienes que hacerlo durante un lapso de dos horas, posteriormente, toma un descanso más largo de 20 minutos y, si quieres, puedes realizar en esos lapsos de dos horas una actividad, después otra y, sin darte cuenta, lograrás resultados.  Conforme avances puedes ir considerando subcontratar asistentes vía remota o de medio tiempo, los cuales son de mucha ayuda, ya que mientras ellos revisan correos y responden llamadas, puedes realizar otras actividades e incluso atender a otros clientes; y con eso no me refiero a que tienen que contestar los correos 10 veces al día y realizar o asistir a juntas sin importancia. Puedes crear procedimientos que los hagan productivos, ya que considero que no querrás pagarle a un asistente por perder el tiempo y volver al mismo ritmo de trabajo de antes. 

3. Liberación

No necesitas ir todos los días a la oficina, si puedes trabajar desde casa dos días por semana puedes intentar hacerlo. Adecua un espacio para sentirte cómodo y comienza así a sentirte libre y a disfrutar de que tienes bajo control la situación, incluso puedes viajar, tomar vacaciones con la familia o amigos y estar trabajando desde donde te encuentres. Comienza a disfrutar de tus ‘hobbies’ y de la gente que te rodea. Hacer cosas que disfrutes aumentará tu productividad. La administración de nuestro tiempo nos ayuda a lograr nuestros objetivos en lapsos de  tiempo menores a los esperados, conviene enfocarnos y concentrarnos en ellos. 



COMENTARIOS

El Horizonte Por: Verónica Toledo

Monterrey
Comentarios
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba