El Horizonte Por: Coquis Valdés

Monterrey
Comentarios

La perfección de la naturaleza

Lo que nos acostumbraron a ver como malo, es realmente nuestro mejor aliado
La perfección de la naturaleza
Foto: Archivo.
La perfección de la naturaleza
Foto: Archivo.
La perfección de la naturaleza
Foto: Archivo.
La perfección de la naturaleza
Foto: Archivo.
noticias en videos noticias en videos

El ser humano se ha olvidado que el caos, el desorden y la imperfección son parte de la perfección del universo. Tratamos de controlar tantas cosas alrededor de nosotros que nos hemos olvidado cómo funciona el mundo realmente. Nos estresamos tanto con tener todo perfecto. El corte de pelo, el cutis, el cuerpo, la piel, que no se nos vean las canas, las arrugas, los días tristes o cuando estamos enojados. Queremos que la gente siempre nos vea felices, jóvenes y perfectos. Toda la sociedad funciona a base de esto. Los medios sociales y la publicidad nos venden una imagen que para la mayoría es muy difícil alcanzar o que puede resultar muy cansado siempre tratar de aparentar.

Pero, ¿a quién queremos engañar realmente?, ¿en qué momento dejamos de aceptar todos esos cambios como algo normal? Si observamos la naturaleza, podemos observar que es perfecta. Dentro del caos, de los desastres naturales, terremotos, entendemos que todo es parte de la tierra que sigue fluyendo, orgullosa y feliz de lo que es. Sin esconder ninguna parte de ella. En el otoño los árboles se quedan sin sus hojas y ellos celebran el cambio. Sabiendo que en primavera volverán a florecer. Así nosotros igual, debemos fluir con lo que la vida nos da. Con los ciclos, con las estaciones, nuestras emociones y los sentidos. En el momento perfecto llega lo que tiene que llegar y otras cosas también se irán. A eso le llamamos evolucionar, avanzar y aceptar. Y sólo así podremos experimentar la felicidad. Cuando dejamos de controlar todo lo que al final debe de pasar.

Recuerda que eres parte de algo más grande y estás conectado con todo lo demás. Empieza a observar: ¿qué tan duros estamos siendo con nosotros mismos?, ¿en nuestra casa?, ¿en el trabajo? La perfección es algo que nosotros no creamos. Eso ya está y es como es. A nosotros nos toca sólo encontrar las cosas que nos hagan felices, prosperar y poder dejar este mundo un poco mejor. 

El otro día me puse a observar los jardines de las casas por donde pasaba… la mayoría eran perfectos. Ni un pasto fuera de lugar, todos los arbustos bien podados y ninguna mala hierba se podía encontrar. La gente gastando en jardineros a cada rato para que les vengan a quitar todas esas plantas que rompen con su “cuadro perfecto”. Y me puse a pensar que estamos acostumbrados a eso. A ver la “mala hierba” como mala. Como parte de ese desorden que nos dijeron que no debíamos de tener en nuestras vidas. Y cuando en realidad, esos pequeños detalles, si realmente nos informamos, o los observamos, pudieran ser nuestros aliados.

A continuación voy a mencionar varias plantas que puedes encontrar donde sea por la ciudad. En las banquetas, en los terrenos baldíos, en los cerros y sin ningún cuidado de alguien vivo. Ellas se cuidan solas, crecen solas, son fuertes e inteligentes. Sobreviven a todos los cambios de climas y no te hacen gastar millones de pesos en agua y podar.

Girasoles (Helianthus annuus)

Los girasoles se ven hermosos y crecen en cualquier lugar. Pero la gente acostumbra a quitarlos sin saber de sus increíbles propiedades:

Son un súper alimento lleno de vitamina E que ayuda a tener un cabello sano y hermoso.Ayudan a tener una piel hermosa, humectada y brillante.Estas flores están cargadas de cobre y magnesio, poderosos antioxidantes que ayudan a luchar contra el cáncer y los radicales libres. Hasta las hojas las puedes utilizar en infusión para dolores de cabeza o tratar fiebres muy fuertes.

Dientes de León (Taraxacum officinale) 

Estos los pueden ver en cualquier terreno, parques descuidados o en un jardín que no se ha podado en mucho tiempo. A mí me encantan, se ven hermosos. Pero igual la gente acostumbra a deshacerse de ellos por ser considerados “hierba mala”, cuando en realidad son un súper alimento. Se pueden comer en ensaladas y son un medicamento muy poderoso.

Se sabe que sus raíces pueden curar hasta la leucemia, ayudan a limpiar la sangre y a quitar la anemia, ya que contiene mucho hierro, magnesio y calcio.Contiene luteína y zeaxantina, dos componentes que minimizan el riesgo de cataratas, degeneración macular y otras afecciones vinculadas con el desgaste de la edad. Se recomienda consumir en infusiones.

Malva (Malva sylvestris)

Es una hierba bianual o perenne que suele encontrarse siempre en solares abandonados, en bordes de caminos y en los alrededores de las casas de campo.

La malva posee propiedades emolientes, antitusivas, laxantes, expectorantes y descongestionantes de las mucosas irritadas o inflamadas.Es una planta muy rica en vitaminas A, B, C y E.También se caracteriza por ser desinflamatoria.Puede ayudar en problemas de hígado, garganta y riñones.Es una gran verdura en ensaladas, como la espinaca.Su flor morada, que es preciosa, ayuda al sistema respiratorio.

Verdolaga (Portulaca oleracea)

Es una planta que produce millones de semillas por planta y un alimento rico en Omega 3. Se puede comer perfectamente en ensaladas, licuados, etcétera.

Estas son algunas de las muchas plantas que nos topamos cada día al ir manejando o caminando por la ciudad, o las “malas hierbas” que quitamos de nuestros jardines “perfectos” fumigados cada mes para no ver insectos o plantas fuera de lugar. Creo que es tiempo de entender que es imposible para el ser humano poder estar en control de su vida al cien. Creo que es momento de darnos un tiempo para realmente liberarnos de ese sentimiento de siempre querer tener todo bien. Una relación perfecta, un cuerpo perfecto, una casa siempre recogida, un jardín verde todo el año, una familia siempre feliz, una dieta perfecta, cabello, carrera, auto, hijos, mascotas... y la lista puede ser infinita.Y ahora, vivir una nueva vida, en donde sabemos que la vida tiene siempre días tranquilos, días de caos, días felices, días tristes, días lluviosos y días soleados. Y que todo se vale. Observar los detalles en todo, como el ejemplo de la “hierba mala”, y entender que no es mala en realidad, sino diferente, libre, salvaje, mágica y medicinal.


COMENTARIOS

El Horizonte Por: Coquis Valdés

Monterrey
Comentarios
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba