El Horizonte Por: Osvaldo Coronado

Monterrey
Comentarios

Una regia delicia

La regia Daniela Garza ha destacado a nivel internacional por la calidad e increíble diseño de sus pasteles y postres
Una regia delicia
Foto: Especial.
Una regia delicia
Foto: Especial.
Una regia delicia
Foto: Especial.
noticias en videosnoticias en videos

Hay quienes se pasan buscando la fama toda su vida sin lograrlo, pero hay otros a quienes se les da de forma natural y hasta el éxito les sabe bien. La regiomontana Daniela Garza ha logrado destacar con su talento en la repostería y decoración de pasteles y postres, pues desde hace 10 años que trabaja convirtiendo su negocio Mordida Mordida en uno de los más populares en la región. Incluso, su fama ha traspasado fronteras después de que hace tres años ganara un ´reality show‚´ internacional que catapultó su trabajo. Pero todo empezó de manera mucho más sencilla. "En un inicio todo fue para tratar de aportar algo a la economía familiar", dijo Daniela Garza en la recepción de su negocio ubicado en la colonia Cuauhtémoc en San Nicolás de los Garza. "Desde siempre me gustó mucho la repostería, en secundaría de repente hacía galletitas para compartirlas con mi compañeros".

"Cuando ya estudiaba diseño gráfico me robaba harina de la panadería de mi papá para hacer mis postres. Ejercí mi carrera, trabajé en una buena agencia de publicidad y aprendí muchísimo, pero un diciembre, cuando hay muy buena venta de todo esto, me salí de trabajar con la barra de poner mi negocio sin saber lo que me esperaba", afirmó. Desde entonces y hasta la fecha sigue elaborando galletas y pasteles sencillos, conquistando a la gente con sus llamativas creaciones y detalles. "Empecé con cosas sencillas como pasteles de merengue. Como traía la facilidad del dibujo y nociones de diseño, los plasmé en los pasteles y creo que esto le llamó la atención a la gente. Los clientes pedían más y más", recordó.

Cuando Daniela decidió hacer un pastel de fondant por primera vez pensó en que jamás haría otro así, por lo laborioso de su preparación. "El primer pastel de fondant que hice fue para mi hermana en su cumpleaños, lo hice porque una amiga, que ahora es mi comadre, quería aprender y le dije que yo le enseñaba", recordó. "Terminamos todas polveadas, llenas de harina pero recuerdo mucho haber dicho que jamás haría un pastel de fondant y pues, vueltas que da la vida, que te encuentras ahora entregada totalmente a eso", dijo.

Las redes sociales, sus aliadas

Antes del uso de Facebook e Instagram, Daniela compartía sus creaciones en Fotolog, donde poco a poco ganó fama. A la fecha las redes sociales son su mejor aliado. "Me atrevo a decir que fui una de las primeras en trabajar por red social. Fue en Fotolog. Vi que la gente poco a poco empezó a compartir, a usarlas. Luego fue la transición a Facebook y la respuesta fue rápida. Fueron seguidores orgánicos totalmente que estaban interesados en el trabajo", dijo. "Yo no buscaba la popularidad, que te reconozcan como tal. Simplemente estaba ocupado trabajando haciendo pasteles. La popularidad se ha dado sola, no es que yo haya ido atrás de ella, llegó sola en el camino", afirmó.

El ´reality´

En el 2015, la popularidad que ganó en redes sociales la dirigió al programa de televisión El Desafío de Buddy, en donde ganó el título de Mejor Pastelera de América Latina de entre ocho participantes de diversos países. "Me llegó la invitación al desafío en el 2015, me buscaron por redes sociales, a través de Pinterest. Yo no sabía nada, de principio se les dijo que no", afirmó sobre el programa transmitido en el canal Home & Health. "Tenía un poco de conflicto con esos programas. Porque así como te alaban, también los comentarios pueden ser muy negativos cuando estás ante los jueces y yo dije no, mis respetos".

Pero la motivación que su hermana le brindó fue capaz de hacerla cambiar de parecer, pues tenía el sueño de tener su propia pastelería en donde darle trabajo a gente con discapacidad. "Pensé en querer tener gente con discapacidad, en mi taller no había las condiciones, la panadería no está adecuada para eso. Si lo quisiera hacer tendría que adecuaciones", relató. "La que me animó fue mi hermana. Me dijo que estaba en un momento de mi vida que podía con ello. Entonces no tanto porque quisiera estar en un rollo, sino por la posibilidad de tener mi propia tienda y hacer lo que quiero".

Después de los requisitos de casting y de espera, recibió la noticia de que había sido elegida para participar. Ahí compitió contra rivales de Colombia, Argentina, México y Brasil por alrededor de un mes. "Fue un choque grandísimo porque de repente que te digan que quedaste. Fue una cosa tremenda", dijo. "Presión, estrés, práctica, experiencia, el conjunto de todo lo que me hizo ganar porque mis compañeros eran muy buenos". "Yo me ponía muy nerviosa cada que tenía que hacer un reto pastelero, porque me decía yo aprendí de forma autodidacta y escuchaba a mis compañeros y ya se habían chutado tutoriales o tenían los estudios".

Afirmó que, al ver el nivel de sus compañeros, pensó que ni siquiera llegaría a la final, pero el destino le tenía preparada una sorpresa. "Pensé que ni iba a llegar a la final. Por fortuna pude sacar todos los retos. Recuerdo que hice oración ese día del reto y agradecía todo lo que había pasado para que yo llegara ahí. Me dije lo poquito o mucho que haré, lo haré con todas mis ganas", dijo. "Entonces, cuando dijeron mi nombre, que yo era la ganadora, fue una gran emoción. Salté de la emoción porque te dicen que eres el mejor repostero de Latinoamérica, fue increíble", relató emocionada.

¡A trabajar!

Tras haber ganado, lo que seguía era seguir trabajando y no quedarse tranquila a disfrutar del éxito. Incluso adecuó el lugar para que tenga espacio para que gente en silla de ruedas pueda trabajar, que es el siguiente proyecto que tiene en mente: la inclusión laboral. "Cada peso se invirtió en esta pastelería. Ganar fue muy bueno para el negocio, te da popularidad y la gente a la que antes no llegabas te conocen. En el perfil de cada uno de nosotros, en mi perfil hablaban de los muchos seguidores que tenía", mencionó. "Esto fue una ventana enorme para que personas de otros lugares nos invitaran a trabajar. Me ha tocado estar en un evento en Acapulco. Ahora tengo colegas de diferentes partes del mundo, también estamos preparados para darle espacio a gente discapacitada. Las puertas, el lugar está hecho para que gente en silla de ruedas pueda pasar, hacer uso, entonces es lo que sigue", aseguró. 

Mostachón a su gustoOtro proyecto que tiene en mente es hacer una franquicia de mostachonería, algo que ya ofrece en Mordida Mordida con bastante popularidad, pues se preparan al instante. "La mostachonería me gustaría llegar a franquiciarla, es un sueño que tenemos. El concepto es de que vienen acá y hacen el mostachón al momento. También la de pastelería en línea y tenemos el concepto de que se prepara en el momento, combinaciones diferentes", puntualizó.

Dulces detalles

Pastel favorito: Limón de frutos rojos

Mostachón preferido: Fresa

El pastel más alto que haya hecho: 1.60 m

El más tardado: 36 horas para hacerlo

El más ancho: Dos metros de ancho

El envío más lejano: Houston, Texas

El más excéntrico: Un pastel en forma de autos tuneados y el castillo Disney con todo y princesas

Su mejor creación: Un pastel de La Gallinita Pintadita

Facebook/mordidamordidaTel. (81)1737-1951


COMENTARIOS

El Horizonte Por: Osvaldo Coronado

Monterrey
Comentarios
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba