El Horizonte Por: Aleida Salmerón

Monterrey
Comentarios

Nuevo aire sofisticado

Alex Possenbacher y Antoine Ratigan transforman este hogar en una obra única en Careyes
Nuevo aire sofisticado
Foto: Héctor Velasco Facio
Nuevo aire sofisticado
Foto: Héctor Velasco Facio
Nuevo aire sofisticado
Foto: Héctor Velasco Facio
Nuevo aire sofisticado
Foto: Héctor Velasco Facio
noticias en videos noticias en videos

Como un espacio abierto a la naturaleza, de estilo orgánico y sofisticado, el arquitecto Alex Possenbacher rediseñó la Casa Ensueño, ubicada en la exclusiva zona de Careyes, en Costalegre, Jalisco.

El inmueble, construido originalmente hace más de 15 años, refuerza el reconocimiento que se ha ganado la arquitectura mexicana de playa a nivel mundial, en la que predomina el diseño orgánico, el uso de palapas y un diseño holístico en el que sus elementos individuales, como muebles y objetos, conectan a nivel visual y funcional tanto con el entorno interior como con el exterior.

Uno de los desafíos de este proyecto fue la vasta remodelación que se realizó a la casa original, la cual también estuvo a cargo de Possenbacher, cuya arquitectura se ha convertido en un clásico de la zona.

“Me he dado cuenta del pasar de los años ahora que mis clientes me han pedido este proyecto, porque empiezo a demoler mis propias casas”, dijo el arquitecto al sitio Architectural Digest.

Possenbacher también ha desarrollado otros importantes proyectos como Casa Nautilus o Casa El Destino, que llegó a ser el refugio para vacacionar más costoso del país.

Si bien la Casa Ensueño mantiene la arquitectura tradicional de Cayeres, esta dista de los colores intensos que caracterizan a las otras construcciones –como el amarillo, el rojo y el azul cobalto–, sin embargo, sus colores neutros recrean una atmósfera más relajada y le dan una apariencia única.

Para acentuar este efecto y lograr un estilo sofisticado, el diseñador franco-británico Antoine Ratigan decidió transformar el diseño existente al añadir elementos lujosos y atemporales, que se conjugan con los elementos orgánicos.

“Cuando la conocí me emocionó la vista que posee, pero el rojo intenso de los muros y el mobiliario no me permitían sentirme en total tranquilidad, así que empezamos el proyecto con la intención de transformar la arquitectura y el diseño partiendo de lo existente”, explicó Ratigan.

“Hicimos una excelente mancuerna con el arquitecto Possenbacher y su esposa Lorena, quien hizo posible que la obra estuviera lista en menos de seis meses para albergar la boda de los dueños”, agregó.

Una piscina de 50 metros de largo delinea las sinuosas curvas del paisaje. Esta fue ampliada para cruzar todo el terreno de la residencia y poder acceder a ella por la planta baja, desde cualquier habitación.

La palapa principal, que está soportada por dos árboles muertos esculpidos, enmarca la sala de estar y el comedor principal. En uno de sus costados se encuentra el bar hecho de recinto negro y un comedor más, de aire informal. Asimismo, la palapa funciona como distribuidor de las cuatro recámaras, con vistas al mar y separadas en dos volúmenes.

“Los materiales que utilizamos en los hogares de Careyes son mexicanos, pues resultan más prácticos que los materiales importados. La madera y la piedra son de la zona, señaló Possenbacher.

Cabe destacar que la sala de cine puede convertirse en una habitación con cama king size y su propio cuarto de baño. El inmueble también cuenta con aire acondicionado y dos salones al aire libre. Además, posee una vista en la que se pueden apreciar la playa, los acantilados y la carretera. “Esta casa redefine el estilo de vida en Careyes. Es moderna y relajada, y respeta la arquitectura tradicional de la zona, puntualizó Ratigan.

“Esta casa redefine el estilo de vida en Careyes. Es moderna y relajada, y respeta la arquitectura tradicional de la zona.

–Antoine Ratigan, diseñador de interiores Uno de los desafíos de este proyecto fue la vasta remodelación –también a cargo de Alex Possenbacher– que se realizó a la casa original.


COMENTA ESTA NOTICIA
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba