El Horizonte Por: Alejandra Coronado

Monterrey
Comentarios

Toscana, la ‘dolce vita’ italiana

Te presentamos las ciudades más encantadoras de esta región, con paisajes de ensueño y un extraordinario patrimonio artístico.
Toscana, la ‘dolce vita’ italiana
Foto: Especial
Toscana, la ‘dolce vita’ italiana
Toscana, la ‘dolce vita’ italiana
Toscana, la ‘dolce vita’ italiana
Toscana, la ‘dolce vita’ italiana
noticias en videos noticias en videos

Para conocer la verdadera esencia de Italia, donde se puede experimentar la ‘dolce vita’ al recorrer sus innumerables atractivos naturales y arquitectónicos, conocer sus extraordinarias obras de arte y degustar su exquisita gastronomía, te invitamos a adentrarte a la Toscana, en el corazón del país, y vivir las maravillas que ofrecen cinco ciudades de esta región idílica.

Florencia 

La capital de la Toscana, que inspiró a grandes figuras como Miguel Ángel y Maquiavelo, es una joya de la arquitectura renacentista italiana, la cual posee majestuosos palacios, imponentes catedrales y una de las colecciones de arte más importantes del mundo, por lo que es considerada un auténtico museo al aire libre y cuyo centro histórico es patrimonio de la humanidad. 

Entre sus puntos de interés destacan la catedral Duomo Santa María del Fiore, las Puertas del Paraíso del Baptisterio de San Juan, el Palazzo Vecchio en la Plaza de la Signoria y la Galería de la Accademia, donde se encuentra la famosa escultura original de El David. Además, cuenta con otros atractivos como boutiques de diseño, talleres artesanales, cafés y restaurantes con terraza. 

Siena

Se dice que es uno de los lugares más bellos y mejor conservados de la región. Para los amantes de las ciudades medievales una visita es imprescindible. Ubicada entre colinas, la ciudad parece inmune al paso del tiempo, cuyo patrimonio histórico y arquitectónico evoca al siglo XIII, cuando comenzó a enriquecerse de magníficos monumentos que al día de hoy se pueden apreciar en todo su esplendor, como la Catedral, el Palacio Público y la Torre del Mangia. La Plaza del Campo, donde cada año se realiza la tradicional carrera de caballos conocida como Palio, está repleta de bares y restaurantes que invitan a disfrutar de su cocina mientras se contemplan los edificios que la rodean. 

Al perderse entre sus callejones se pueden encontrar diversas tiendas con productos de artesanía local y degustar unos auténticos cantuccinis toscanos acompañados de un vino santo.

Pisa

Además de la ya conocida Torre Inclinada, en la Piazza dei Miracoli, declarada patrimonio de la humanidad, se sitúan impresionantes edificaciones como el Duomo y el Baptisterio. Otro de los lugares más emblemáticos de la ciudad es el Ponte di Mezzo, donde anualmente se celebra la Batalla del Puente, en el que participan dos barrios de la ciudad separados por el río Arno. 

Asimismo, la Piazza dei Cavalieri, que antiguamente era el centro de Pisa, reúne edificios centenarios de gran valor histórico como el Palazzo dell Orologio y la Torre dei Gualandi. En contraste, calles como la Corso Italia ofrecen numerosos escaparates de tiendas de moda, librerías y cafés, que le dan un toque moderno. 

Arezzo

Es una pequeña ciudad situada al sur de la Toscana, que al estar alejada de los circuitos turísticos de la región, mantiene un estilo auténtico. Las tiendas y restaurantes están pensados para la gente local y ofrecen exquisitos platillos a precios accesibles. Aquí se filmaron muchas escenas de la película “La vida es bella”, dirigida y protagonizada por Roberto Benigni, así como en la Piazza Grande. 

Asimismo, Arezzo cuenta con un vasto patrimonio artístico, sobre todo de la Edad Media, cuyas iglesias conservan importantes piezas de arte de la época, como las obras de Piero della Francesca. El primer sábado de cada mes se realiza el tradicional mercado de antigüedades. 

Lucca

Al igual que otras ciudades, Lucca resulta atractiva para los viajeros al contar con itinerarios artísticos, naturales y gastronómicos. Desde la Piazzale Verdi, donde se ubica una imponente edificio de ladrillo rojo que desde hace décadas es la central de la tabacalera Toscana, pasando por el Palacio Ducal, de estilo renacentista, hasta el Museo del Cómic.El paseo por la muralla es de los más recomendados, ya que está perfectamente conservada y desde lo alto se puede gozar de una gran vista de la ciudad, así como de la campiña y sus alrededores. 

¿Qué probar?

Entradas: tostadas con una mezcla de hígados de pollo y bazo, panzanella y embutidos, así como sopa de habas, la famosa ribollita o los picis. Plato fuerte: bistec a la florentina, carne de gallineta y cerdo, además del popular cacciuco y el stoccafisso, un pescado seco a la livornerse. Postre: castagnaccio, buccellato y los cantucci.Vinos: chianti, vino Nobile di Montepulciano, Brunello di Montalcino y vino santo. 

¿Cómo llegar?

Puedes tomar un vuelo con escalas, cuyo destino final sea Florencia o Pisa, ya que son las únicas dos ciudades de la Toscana que cuentan con aeropuerto. Se recomienda alquilar un coche para realizar los diferentes recorridos, o bien, en autobús y tren. 

A tener en cuenta

Documentos: pasaporte (no se requiere visa para estancias menores a 90 días) Idiomas: italiano Moneda: euro

Más informaciónhttp://www.italia.it/es/descubre-italia/toscana.html




COMENTA ESTA NOTICIA
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba