Azota dentista bebé contra el suelo

Tras matar al pequeño, fue a la cocina y se comió un pedazo de pizza con toda la calm

Después de haber azotado la cabeza del bebé de su amante contra el suelo hasta matarlo, el dentista Bert Franklin cargó el cuerpo inmóvil del bebé y tomó, con calma, un pedazo de pizza de la cocina

Tales acciones fueron mostrados durante el juicio contra el dentista de 35 años, habitante de Oklahoma, en un video lleno de horror. 

El video, en detalle, muestra a Franklin cargando primero al bebé de Roxanne Randall alerta y consciente en la sala de estar. Más tarde, el dentista sale de la cámara de vigilancia y, según el fiscal, se puede ver a Franklin azotar el cráneo del bebé contra el suelo y, segundos después, dar patadas contra un objeto que tampoco se ve en la cámara. 

Momentos después, Franklin aparece en la cámara con el bebé sin ninguna señal de respuesta y toma un pedazo de pizza de una caja.

En respuesta, el abogado de Franklin detalló que lo que estaba golpeando su cliente era a un perro.

La sentencia contra Bert Franklin está programa para el próximo 19 de octubre, cuando el jurado dará la condena que recomendó al juez de que Franklin, casado y con cuatro hijos, permanezca en prisión en cadena perpetua sin derecho a libertad condicional, debido a que también fue acusado de pedir la muerte de la madre de su víctima, Roxanne Randall.

El crimen ocurrió en el 2016, cuando Roxanne Randall encontró al bebé, de nombre Lincoln y de 18 meses de edad, sin dar señales de respuesta. Randall lo llevó al hospital, donde le dijeron que tenía fracturas en el cráneo debido a fuertes golpes

De ahí, Randall lo llevó a otro hospital en Tulsa, Oklahoma, pero ya en el hospital fue declarado muerto.

La autopsia reveló que Lincoln tenía una severa inflamación en el cerebro, así como hemorragias en ambos ojos, las cuales fueron causadas por las fracturas en el cráneo. 

Por tal razón, el doctor emitió una alerta a la policía, ya que era claro que Lincoln había sido víctima de agresiones.

La declaración de doctores también estuvieron presentes en el juicio, donde éstos indicaron que ese tipo de lesiones en la cabeza no podrían haber sido accidentales o hechas a sí mismo. Incluso, uno de los doctores dijo que esas lesiones eran las peores que había visto en su carrera.

Roxanne Randall, la madre de Lincoln, expresó su dolor y sorpresa de que su novio haya asesinado a su hijo Lincoln, a quien, dice Randall, dijo que amaba.

"Hace dos años me desperté con la tragedia más horrible que cualquier madre o padre pueda imaginarse. 

Mi bebé se estaba muriendo en mis brazos y no sabía por qué. Su agresor se estaba escondiendo a la vista y era la última persona de quien se podría sospechar", dijo Randall.