Demandan a agente del FBI que mato a secuestrado durante rescate

La demanda federal interpuesta por la familia de Ulises Valladares alega que hubo un allanamiento y confiscaciones ilegales, así como homicidio culposo

La familia de un hombre que fue secuestrado y murió durante una misión de rescate en Houston demandó al agente del FBI que lo baleó.

La demanda federal interpuesta por la familia de Ulises Valladares alega que hubo un allanamiento y confiscaciones ilegales, así como homicidio culposo, reportó el diario The Houston Chronicle. La querella busca una indemnización por daños y perjuicios. 

La familia tiene el objetivo de impedir que se mate a otros rehenes y garantizar un futuro para el hijo de 12 años de Valladares, dijo Randall Kallinen, uno de los abogados de la familia de la víctima. 

La Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia abrió una investigación al tiroteo, indicó Christina Garza, portavoz del FBI. 

Las autoridades allanaron la vivienda ubicada en Houston el 25 de enero, casi un día después de que Valladares, de 47 años, fue secuestrado por hombres que exigían un rescate y afirmaron pertenecer a un cartel mexicano. Los investigadores han determinado que los responsables pretendían asustar al hermano de Valladares para que les entregara dinero. 

 Un agente del FBI, cuyo nombre no se mencionó, intentó ingresar en la vivienda con las luces apagadas cuando alguien le sujetó su fusil, dijo la policía de Houston y agregó que el agente no pudo ver quién era y disparo dos veces por temor a que el arma fuera utilizada en su contra. Valladares sufrió una herida de bala y murió después en un hospital. 

"En forma trágica y triste, el señor Valladares se encontraba frente esa ventana", dijo Art Acevedo, jefe de la policía de Houston. "Tenía las manos atadas con cinta al frente y no podía ver en la oscuridad". 

Sin embargo, Kallinen rebatió esa versión y cuestionó cómo pudo Valladares haber sujetado el arma si estaba atado. En la demanda también se afirma que ninguno de los agentes se identificó como tal y tampoco dieron tiempo a Valladares de hacerlo. 

La familia también demandó a los supuestos secuestradores por detención ilegal, agresión con lesiones y homicidio culposo.