Reportera informa la muerte de su hija durante un programa en vivo

La reportera estadounidense Angela Kennecke dio la noticia de que su hija había sido víctima del consumo de drogas durante una transmisión en vivo

Mientras trabajaba en varios reportajes sobre la crisis de opioides que padece la población de Estados Unidos, Angela Kennecke, reportera de KELO-TV (filial de CBS en Dakota del Sur), se convirtió, repentina e inesperadamente, en una víctima más de la crisis.

No directamente, pero igual de trágico fue el golpe de la crisis de opioides que tiene lugar en todos los rincones de Estados Unidos. No Angela Kennecke misma, sino su hija.

Durante un reportaje vespertino, Angela Kennecke dio la noticia de que su hija había sido víctima del consumo de drogas, precisamente del fentanilo, opioide más fuerte que la heroína, que le había provocado la muerte.

Cuando comenzó su reportaje sobre las adicciones en mayo pasado, Angela tenía sólo un par de días de haberse enterado del problema de su hija e intentó que fuera con un terapeuta para tratar su problema de adicción, pero la rehabilitación nunca tuvo lugar.

"Mi instinto me hizo dar cuenta que algo estaba realmente mal con Emily... cuanto más tiempo pasaba con ella, más alarmas se encendían en mi cabeza", expresó Angela Kennecke.

Lamentablemente, fue demasiado tarde. Emily murió la misma semana en que iba a ser llevada al tratamiento.

Cuando Angela Kennecke trabajaba sobre las víctimas fatales de la adicción a las drogas, su esposo le habló para decirle que Emily estaba inconsciente. Había muerto.

"No lo podía creer. El hecho de que mi hija hubiera estado usando heroína y agujas. Mi hermosa hija, que era una privilegiada, que tenía todas las oportunidades para tener una vida espectacular. Que haya tomado ese camino, me dejó impactada", contó Kennecke.

Por lo tanto, Kennecke decidió llevar su historia al noticiero para mostrar de la experiencia desde la viva voz de una víctima de las muertes por adicción que existe en el país.

"El 16 de mayo, mi hija de 21 años, Emily, murió de una sobredosis. Su causa de muerte oficial fue envenenamiento por fentanilo. La pérdida de un hijo, especialmente de manera inmediata e impactante, dio vuelta mi vida por completo", comenzó Kennecke el anuncio en el canal KELO-TV.

Kennecke concluyó: "La razón por la que lo hago es porque mi única esperanza frente a una pérdida tan devastadora es que la historia de Emily, la tragedia personal de mi familia, puede ser un llamado de atención para un cambio".