Siria y Rusia intensifican ataques aéreos a rebeldes en Idlib y Hama

Aviones de combate de los ejércitos de Siria y Rusia perpetraron ataques contra bastiones rebeldes; esto en respuesta de bajas del ejército sirio el pasado sábado

Aviones de combate sirios y rusos intensificaron hoy sus bombardeos contra objetivos rebeldes en las provincias de Idlib y Hama, luego de que 58 personas murieron el sábado, incluidos 21 miembros de las fuerzas sirias y 11 civiles, en ataques atribuidos a grupos rebeldes.  

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó este domingo que aviones y helicópteros militares bombardearon esta tarde amplías áreas de al-Lataminah y KafrZitta, en el campo norte de Hama, y otras áreas en las cercanías de la aldea Abdeen y las afueras de la ciudad al-Hbit, en Idlib.

En un reporte, publicado en su página en Internet, el grupo opositor, que monitorea a diario en conflicto armado, destacó que contó más de 15 helicópteros, lanzando decenas de bombas en las dos áreas antes mencionadas de Hama, donde una niña de seis años pereció.

El grupo opositor, considerado la voz de la oposición siria, indicó que pese a la tregua ruso-turca, aviones y helicópteros de la aviación siria y sus aliados rusos atacaron esta tarde el área de al-Lataminah, alcanzando el hospital general de la zona, que quedó fuera de servicio como resultado de la intensa actividad aérea.

“El Observatorio supo que el bombardeo causó daños y destrucción a la propiedad e infraestructura de los ciudadanos, y que el intenso bombardeo aéreo estuvo acompañado de fuertes bombardeos de cohetes y proyectiles de artillería por parte de las fuerzas del régimen, dirigidos al campo sureño de Idlib y el campo norte de Hama”, destacó.

Las fuerzas del régimen, agregó el OSDH, también bombardearon áreas en la ciudad de al-Sermaniyyeh y otros lugares en su vecindad en Sahl al-Ghab, en más de 14 redadas consecutivas, que causaron más destrucción y daños a la propiedad de los ciudadanos, aunque no informó sobre bajas.

El Observatorio sirio indicó que también monitoreó durante las últimas 48 horas el desplazamiento de más de cinco mil personas dentro de Idlib, las cuales se trasladaron a áreas en el campo norte de la provincia, y el campo noroeste de la vecina Alepo, lejos de las áreas controladas por las fuerzas del régimen.

Los bombardeos se intensificaron luego de que 58 personas murieron ayer sábado, incluidos 21 miembros de las fuerzas del régimen y milicianos leales a ellos y 11 ciudadanos en ataques, tanto en la norteña provincia de Idlib, como en la central Hama.

En la provincia de Idlib, ocho ciudadanos murieron, incluida una niña y una mujer, en los ataques aéreos en las cercanías de la aldea Abdeen en el campo meridional, mientras que un ciudadano pereció en la zona de al-Halba, en la zona sureste, como resultado de los bombardeos.

En la provincia de Hama, dos hombres fueron asesinados por las fuerzas del régimen en las zonas de Qal'aat al-Madiq y Al-Twinah, en la localidad de Sahl al-Ghab, según el Observatorio, que cuenta con monitores en varias ciudades de Siria.

Los ataques aéreos y los bombardeos se produjeron un día después de que Rusia rechazó el llamamiento turco para un cese del fuego en Idlib, donde aparentemente es inminente un ataque mayor del gobierno destinado a recuperar el último bastión rebelde en el país.

El viernes pasado, un bombardeo rebelde mató a 10 personas, incluidos cinco niños, en la ciudad cristiana de Maharda, en la provincia de Hama, aumentando los temores de posibles ataques químicos.