El Horizonte
Por: José Armando González

Monterrey
Comentarios

La Virgen Chiquita: protectora de Monterrey

Hoy los católicos regiomontanos celebran a la advocación ubicada en la basílica de la purísima
La Virgen Chiquita: protectora de Monterrey
Foto: Archivo

El Horizonte Por: José Armando González

Monterrey

Diciembre es el mes en el que la Iglesia Católica regiomontana celebra las fiestas marianas más importantes. Hoy es el día de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, el día 12 se celebra a Santa María de Guadalupe y el día 18 a Nuestra Señora del Roble, patrona de la Arquidiócesis de Monterrey. Las tres Basílicas con las que cuenta nuestra ciudad.

Ubicada sobre la calle Serafín Peña, entre Hidalgo y Lic. Verdad, la Basílica de la Purísima es uno de los templos más bellos de Monterrey, el cual destaca por su estilo modernista y es obra del arquitecto Enrique de la Mora. Este templo, consagrado el 14 de febrero de 1946, alberga en su interior un preciado tesoro, la imagen conocida como la Virgen Chiquita.

Cuenta un antiguo relato, que allá por el año 1700 en la ciudad Metropolitana de Monterrey llovió torrencialmente durante 40 días y 40 noches. El río Santa Catarina había sobrepasado su cauce y estaba desbordado, la corriente amenazaba con llevarse todo a su paso. 

Entonces, una piadosa mujer de nombre Antonia Teresa, de origen tlaxcalteca que llegó a la sultana del norte procedente de Saltillo alrededor del año 1688, invocó la intercesión de la Virgen María y sacó una pequeña imagen de la Purísima Concepción, la llevó lo más cerca del desbordado río como le fue posible. En ese momento la imagen tendió sus manos y retrocedieron las aguas y cesó la lluvia. A partir de entonces la imagen comenzó a ser venerada de manera pública en una ermita construida junto al jacal de Antonia Teresa, también conocida como "La Zapatera", debido a uno de los oficios desempeñados por su esposo.

Los años pasaron y la cantidad de devotos creció, de manera que el espacio fue insuficiente y fue necesario hacer un templo de mayores dimensiones. En el año de 1894, por decreto del arzobispo de Monterrey, Jacinto López y Romo, se erigió la Parroquia de la Purísima Concepción.

En el año de 1989 se otorgó el título de Basílica Menor al "Sagrado Templo Parroquial dedicado a la Bienaventurada Virgen María bajo la Advocación de la Purísima Concepción de María –Virgen Chiquita–´´ (Título Pontificio de Basílica Menor).

El 10 de mayo de 1990, durante su segunda visita a Monterrey el papa San Juan Pablo II coronó la imagen de la Virgen Chiquita al término de la misa que presidió en el río Santa Catarina.

La Virgen Chiquita es una imagen tallada en madera de colorín y posiblemente es de hechura tlaxcalteca, ya que fueron tlaxcaltecas quienes la trajeron a nuestra ciudad. Tiene una altura de 42 centímetros y las manos extendidas hacia abajo, este ademán protector nos recuerda el momento en que salvó a Monterrey de la inundación. Se trata de una imagen única, imponente que posee en su rostro el candor de una jovencita y unas manos protectoras que apacientan.

Ahora que conoce la historia de la Virgen Chiquita, lo invito a darse la oportunidad de visitar la Basílica de la Purísima y además de apreciar la belleza arquitectónica de este recinto religioso, disfrutar las obras de arte escultóricas y plásticas que ahí se encuentran o quedar maravillado por su impresionante vitral que por la tarde baña de luz colorida el templo, aproveche también para contemplar la imagen de la Virgen Chiquita que ha estado presente en nuestra ciudad desde el Siglo XVIII y forma parte importante del patrimonio espiritual de los regiomontanos.

  COMENTARIOS
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba