El Horizonte Por: Miriam Abrego

Monterrey
Comentarios

Lluvia afecta ciudad... pero alivia al campo

Estado vive su año más bajo en precipitaciones durante el último lustro, lo que ya ha afectado la producción, sobretodo en el sur de la entidad
Lluvia afecta ciudad... pero alivia al campo
Foto: Gerardo González
Lluvia afecta ciudad... pero alivia al campo
noticias en videos noticias en videos

Mientras en el área metropolitana las lluvias recientes causaron numerosos estragos, el campo de Nuevo León las recibe como un respiro.

Así lo indicó el delegado de la Sagarpa, Fermín Montes Cavazos, al señalar que aunque las precipitaciones se han comportado irregulares en fechas recientes, y aún no logran el nivel deseado, los ganaderos de la región centro-norte del estado ha recibido con gran beneplácito las lluvias que vienen a reverdecer los pastos que casi se secaban. 

Para Montes, las lluvias aún no son suficientes, pues los mantos acuíferos aún no logran recuperarse, pero sí se ha visto un gran avance para la ganadería local que contabiliza unas 480,000 reses productivas hasta julio de 2017.

Y es que según la Conagua, no ha sido un buen periodo de lluvia para Nuevo León y de hecho, acumula ya dos años con precipitaciones a la baja. 

Entre enero y julio de este año han llovido en el estado 143.1 milímetros, cifra 47.2% más baja que los 271 milímetros registrados en el mismo periodo de 2016. 

Pero incluso en 2016 también hubo una caída del 38.3% en relación a los 439.8 mm que llovieron en 2015. 

De hecho, la disminución en las lluvias también es palpable si se considera la lluvia de todo un año completo, pues en este caso acumula tres años en fila con caídas. 

Poquito, pero ‘bendito’

“Lo que ha caído ha sido muy benéfico, porque había temperaturas muy altas que estaban afectando los pastos. Estas lluvias cambiaron un poco el clima y esto ayuda a que las plantas crezcan mejor”, dijo Montes Cavazos.

El delegado señaló que incluso algunos ganaderos ya estaban preocupándose por su ganado bovino, pues aunque sí había alimentos, la calidad se estaba perdiendo.

“Por el tiempo en que tuvimos temperaturas muy altas, mucho del pasto se secó, perdió sus cualidades y aunque había comida, no era de la calidad deseada, sí traíamos ganado flacón… pero nada alarmante que pusiera en peligro el hatos”, indicó el entrevistado.

Montes se manifestó optimista en que puedan caer las lluvias necesarias que permitan abastecer los mantos acuíferos y con ello se garantice beneficio para el sur de la entidad donde las escasas lluvias suelen requerir mayor espacio de hectáreas para el mantenimiento de reses.



COMENTA ESTA NOTICIA
 Comentarios

A fin de mantener la buena conducta, queda estrictamente prohibido cualquier insulto, amenaza o insinuación hacia cualquier persona. No se permite el lenguaje difamatorio, ilegal, obsceno, ofensivo o faltas de respeto. Para más información lea porfavor nuestro Aviso de Privacidad

Volver arriba