Preocupa seguridad de AMLO

Aunque Andrés Manuel López Obrador ha rechazado someterse a la protección del Estado Mayor Presidencial, ya ha sufrido situaciones de riesgo y su seguridad es un tema de debate, pues su vulnerabilidad amenaza la estabilidad del país

Desde que Andrés Manuel López Obrador señaló que no usaría a las escoltas y que viajaría en vuelos comerciales y que esto no afectaría su función como Presidente, la verdad es más complicada de lo que señala.

Hace meses señaló que al menos cuatro presidentes o primeros ministros han viajado en vuelos comerciales, entre ellos: José Mujica, de Uruguay; David Cameron, de Reino Unido; Jimmy Morales, de Guatemala, y Mauricio Macri, de Argentina.

Mencionó que viajará por carreteras, en aviones comerciales, e incluso, considera válido el uso de taxis aéreos como una medida para disminuir los gastos presidenciales en beneficio de los mexicanos y poder dar un ejemplo de no perder el contacto cotidiano con la sociedad.

Los riesgos que implicaría Especialistas en el tema señalan que la principal razón por la que el Ejecutivo mexicano necesita transportarse en un avión oficial es una cuestión de seguridad nacional. Expresaron que en un contexto como el mexicano donde el presidente es el jefe de Estado y de Gobierno, su investidura requiere de los suficientes elementos de seguridad para que no se ponga en riesgo su vida.

Los analistas expresaron que más allá de variables como rutas y horarios, hay una razón por la que las naciones modernas tienen a su disposición una flota de transportes oficiales como aviones, helicópteros y demás vehículos para que los mandatarios no vuelen en aerolíneas comerciales:

"Hacerlo implicaría una logística que pondría en riesgo no únicamente al Presidente, sino también al resto de las personas que utilizan esos servicios en ese momento determinado".

Señalaron que se refiere a que, por ejemplo, se filtre información sobre el vuelo comercial en el que viajará el Presidente mexicano, lo que haría a ese avión blanco de posibles ataques terroristas o con fines de desestabilización política y social. (Con información de Agencias)