Monterrey
Yvette Serrano
Cascos y Jerserys

Atlanta está de pie y va por Green Bay

Clásico prometedor

Vaqueros, errantes o firmes en el camino


En el duelo de la semana, los Vaqueros de Dallas enfrentan a los Empacadores de Green Bay; aunque tiene su historia –de los últimos cinco juegos, en tres se ha definido al ganador por diferencia de cinco puntos–, en la época actual será importante para los ‘Boys’ obtener una victoria y dejar claro que no están en la lista de equipos erráticos de este 2017.

Los Vaqueros tienen una marca de 2-2 con un papel un tanto confuso. Es un hecho, los novatos Ezekiel Elliott y Dak Prescott ya no son la sorpresa, los contrincantes los han estudiado y cada vez encuentran la manera precisa de detenerlos.

En el partido de la semana pasada, Vaqueros vio cómo su ofensiva batallaba para lograr avanzar, en el tercer cuarto fueron detenidos en tres ocasiones seguidas. Prescott batalló mucho para encontrar a sus hombres.

Por tierra, Elliott aún está lejos del ritmo del año. De los cuatro partidos que se han jugado, solamente en el primero logró superar las 100 yardas. Ahorita se mantiene en un promedio de tres yardas por acarreo.

La fuerza de Dallas el año pasado fueron estos dos muchachos, si no despiertan o bien (lo más importante) el coach Jason Garrett comienza a explotar ese talento con una nueva perspectiva, no se logrará nada. La novedad ya pasó, ahora deben demostrar y explotar lo que saben hacer.

Por su parte, Green Bay va por la vida parchado, sobre todo a la ofensiva. Aún así han podido sumar tres victorias, que es lo que importa.

Aaron Rodgers se ve cómodo, a pesar de las bajas y está en un nivel inmejorable.

Los Empacadores van discretamente, pero para mí son de los equipos más peligrosos en la Conferencia Nacional e incluso en toda la Liga.

La mayoría apuesta en este juego a los ‘Boys’, pero creo que Green Bay saldrá airoso.

IMPORTANTE...

Cuando no muestras respeto fuera de la cancha y te ves inmaduro fuera de ella, se refleja en el campo. Por eso, a veces no es sorpresa la actitud de Cam Newton, el mariscal de campo de las Panteras de Carolina.

Burlarse, porque una reportera le hace una pregunta profesional, es simplemente el reflejo de su falta de visión y que muchas veces demuestra en la cancha.

Los números no lo son todo, Newton con ese comportamiento siempre estará muy por debajo de la élite de los verdaderos profesionales.


Sigue leyendo...
Volver arriba