5 Cosas que esta nutrióloga quiere que sepas


¡Hola, hola!, ya es septiembre, es impresionante lo rápido que pasa el tiempo, lo que me dejó pensando en algunas recomendaciones que la mayoría de mis pacientes han necesitado escuchar en algún momento. Ya que, a través de los años, he tenido la oportunidad de conocer a muchísimas personas con distintas historias, metas y obstáculos. Y hay algunas recomendaciones que aplican a gran parte de ellos y logré resumir en cinco ideas:

1.- Comer carbohidratos de buena calidad

No se trata de evitar los carbohidratos total y completamente. Este tipo de dietas, además de ser muy difíciles de seguir a largo plazo, es importante mencionar que el cuerpo también necesita de este grupo de macronutrimentos, son parte del balance. Sin embargo, por carbohidrato de buena calidad no me refiero a galletas, papitas, pan dulce, etc... hablo de frutas, verduras, legumbres, granos enteros, etc...

2.- Frutas y verduras

Otra recomendación que menciono en casi todas mis consultas. Ya sea que quieras bajar o subir de peso, mejorar tu composición corporal o simplemente comer saludable... necesitamos incluir frutas y verduras diariamente. Además de ayudar a mantener las calorías, azúcar o grasas saturadas limitadas; son alimentos altos en fibra, vitaminas y minerales vitales para el cuerpo.

3.- Prepárate

Cualquiera que sea tu objetivo, no te voy a mentir, se necesita fuerza de voluntad para lograrlo. Ya sea para levantarte a hacer ejercicio, pedir ensalada en lugar de hamburguesa o para acostumbrarte a desayunar todos los días; cualquiera que sea tu reto, se necesita de fuerza de voluntad. Por lo que siempre hago hincapié en la importancia de prepararnos, ya que de no ser así, estás dependiendo completamente en tu fuerza de voluntad todo el día todos los días, cada decisión que tomas, en cada evento inesperado.

Y si te preparas con snacks saludables, con una despensa sin tentaciones, con tu mochila para ir al gimnasio o simplemente con dormir lo suficiente, cambia completamente el panorama, ya que no es lo mismo decidirte entre comer de snack a media mañana la fruta que ya traes preparada y cortada o ir por unas galletitas a la máquina, que si no te hubieras preparado con tu fruta cortada, sería prácticamente tu única opción (o agonizar de hambre). De igual manera, no es lo mismo pararte a hacer ejercicio cuando una noche antes te preparaste y te fuiste a dormir temprano, a decidirte ir al gimnasio cuando te sientes cansado y sin energía por falta de descanso.

4.- Lo saludable también tiene calorías

Otro tema que frecuentemente toco en consulta es que no porque hiciste quesadillas con tortilla de nopal, queso panela y un poco de aguacate; significa que en lugar de 2 o 3 piezas vas a terminar desayunando 10 quesadillas. O no porque vas a comer fruta de snack significa que por ser fruta y alta en nutrientes, te vas terminar un melón o una piña entera. Hay que respetar la cantidad aún y cuando se trata de comida de excelente calidad. Ya que es común ver casos donde realmente acostumbran a incluir en su día alimentos de muy buena calidad, sin embargo, la cantidad es lo que pudiera impedir llegar a cierta meta.

5.- Es un estilo de vida

A todos nos pasa, algún evento, fin de semana o cualquier día en el cual comiste pizza, nieve, papitas o tacos... y ¡está bien!, ¡así es la vida! Se trata de seguir comiendo saludable después de eventos así, sin sentirte culpable o como si hubieras fracasado. La meta principal es vivir de la manera más saludable posible, en balance y disfrutando.

Be Healthy. Be You.

Volver arriba