¿Altamente procesado?


Antes de empezar me gustaría definir la “comida procesada”, ya que de cierto modo todos nuestros alimentos son procesados. Sin embargo, no es igual el procesamiento que ocurre cuando la carne es molida en una máquina o el lavado y desinfectado de lechuga para después empacarla… si se trata de un único ingrediente sin químicos agregados entonces seguimos hablando de comida real.

El problema realmente es el procesamiento químico que ocurre al crear productos compuestos de ingredientes refinados y substancias artificiales. En otras palabras, los alimentos altamente procesados son los que recomiendo mantener limitados. Algunos ejemplos son las galletas, papitas, dulces, concentrados de jugos… hechos con demasiados ingredientes como harina blanca, azúcar, grasas no saludables, mucho sodio, conservadores, más endulzantes, etc.

Si empiezas el día con un plato de cereal azucarado, de snack unas galletas, de comida una sopa instantánea y decidiste cenar un hot dog… estamos hablando de un día lleno de alimentos altamente procesados.

¿Cómo saber si estás comiendo demasiada comida altamente procesada?

Algunos de los síntomas que pudieras presenciar son los siguientes:

1.- Estás cansado todo el tiempo

En teoría los alimentos nos dan energía, pero si lo que estamos consumiendo son alimentos con altos niveles de azúcar (harinas, carbohidratos simples, jugos…), el azúcar en la sangre se eleva para después elevar los niveles de insulina, dejando un sentimiento de cansancio como resultado. Alimentos como frutas, verduras, granos enteros; con alto contenido de fibra, ayudan a frenar la absorción de azúcar, lo que estabiliza nuestros niveles de energía el resto del día.

2.- Te sientes inflamado

Generalmente los alimentos altamente procesados tienen grandes cantidades de sodio, lo que puede provocar una retención de líquidos. Cada quien necesita distintas cantidades de sodio, sin embargo, si un producto contiene más de 400 mg de sodio por porción mi recomendación es evitarlo porque el sodio se encuentra en muchos otros alimentos y es fácil sobrepasar la cantidad adecuada para ti. Una recomendación si ya te sientes inflamado es incluir alimentos naturales altos en potasio (tomate, plátano, brócoli, espinaca, etc. ) ya que ayuda a disminuir los efectos del sodio en exceso, puesto que el potasio y el sodio trabajan en balance.

3.- Te sientes deprimido

Aunque un delicioso cono de nieve puede hacerte sentir bien, el efecto es temporal. Por otro lado, estudios demuestran que la ingesta de frutas y verduras esta asociada a una disminución de síntomas de ansiedad, depresión y negatividad (ya que impulsan ciertos neurotransmisores que mejoran tu humor).

Hay muchos otros síntomas que pudieras presentar (pérdida de cabello, altos niveles de glucosa, cambios de humor, acné, fractura de huesos etc…); todo se reduce a una falta de nutrientes y/o un exceso de azucares, harinas, sodio, etc. La clave está en el balance.

Be Healthy. Be You.

Volver arriba