Amarcord


Amarcord: en romano antiguo ´yo me acuerdo´. 

Un filme de Fellini

Acaba de dictaminar el gobierno de España que los restos de Francisco Franco se salgan del mausoleo que antes de morir el caudillo mandó a hacer para sí mismo en el Valle de los Caídos, cerca de Madrid,  y se fueran a otra parte. Yo no creo que al Generalísimo le haya importado la decisión; sus sucesores la están impugnando. De todos modos, el gallego tuvo suficientes homenajes, incluyendo su sepultura y –desde luego– antes de ella. 

Finalmente, cuando uno está muerto poco le importa el destino de sus huesos. O, para el caso, el resto de las cosas.

El olvido es la única venganza y el único perdón, escribió hace un tiempo Jorge Luis Borges. Por antonomasia, el mejor de los homenajes cariñosos es el recuerdo. Así le hago homenaje a mis padres y espero que me lo hagan mis hijos en un día que sigo imaginando lejano.

Paso con frecuencia por el memorial que compró el gobierno de Azerbaiján sobre el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México. Antes, me acuerdo, ahí estaba una estatua del presidente de aquel país, Heydar Aliyev en una mayestática silla. En su lugar ahora se erige un mapa de su país. Así es la historia; así es la memoria. Se puede comprar.

Los mexicanos estamos a punto de cumplir cincuenta años del cisma que comenzó a definir al México moderno. Lo que comenzó como una riña entre preparatorianos en el centro de la capital, devino un detonador del infortunio y la desazón de los mexicanos, y finalmente en la semilla de la conciencia de ciudadanía activa que iba a detornar en el temblor de 1985 y las elecciones presidenciales subsecuentes.

Lo cual, desde luego, no significa garantía de impunidad permanente.

PILÓN.- A propósito del Tratado de Libre Comercio. No nos dejemos llevar por la embriaguez inmediata. Lograr un acuerdo comercial con Trump no significa un avance económico importante; sí tiene impacto en el curso comercial de nuestro país. No tiene nada que ver con el progreso. Mientras los mexicanos no seamos capaces de producir más de lo que comemos y menos de lo que compramos a otros países, vamos a seguir siendo subdesarrollados. Ahora, este brinco diplomático manda a nuestro paisano Ildefonso Guajardo a otra liga mayor.

No nos vayan a dar una sorpresa. Claro, él se la merece.

felixcortescama@gmail.com


Volver arriba