Apodaca y los pasillos del silencio


Vaya sentimientos encontrados lo que dejó el anuncio de sanciones y ceses en el penal de Apodaca por el famoso “videoescándalo” de abusos y tortura entre reos.

Por una parte, hay quienes ven bien que se haya anunciado la salida de tres personajes, así como la búsqueda de imputación de cargos por permitir estas anomalías y la difusión de las mismas.

• Sin embargo, hay quienes consideran que este tipo de anuncios son “típicos” de la actual administración estatal, y se quedan en mero relumbrón, es decir, que no atacan los problemas de fondo.

• De buena fuente le cuentan a Protágoras que al interior del penal no cayó nada bien que se fuera “limpiecito” el alcaide del penal de Apodaca, Humberto Marroquín Ayala, pues dicen, es el principal responsable de la procuración del orden en el Cereso y el mero mero en toma de decisiones clave.

• Lo peor, dicen estas voces, es que ya van tres veces que la libra.

• Para colmo, en una entrevista reciente, el gobernador, falto de autocrítica alguna, retó a la presidenta de Derechos Humanos, Sofía Velasco, ¡a probar que hay autogobierno en el Cereso!

• Como si las muertes, los videos, los homicidios, los cobros de piso que son cosa sabida, no fueran suficientes para que exista sospecha legítima y acciones contundentes de los primeros interesados: las autoridades estatales.

• Lo que realmente ocurre, cuentan a su servidor, es que el ambiente en los ceresos locales es “pesadísimo”. Un entorno donde todo mundo sabe que existen anomalías, autogobierno, corrupción, pero a la hora de la verdad: de los castigos, de las visitas, de los recorridos, parece que no pasa nada, que son puros rumores y hechos aislados lo que pasa afuera. Chismes que se pierden en los pasillos del silencio.

*  *  *

• El que anda que no lo calienta ni el Sol es el líder de la CNOP en Nuevo León, Carlos Barona, porque el Congreso del estado está comenzando a tirar a la recicladora sus iniciativas.

• Hace apenas unos días los diputados locales calificaron como inadecuada y fuera de proporciones la propuesta de reforma que presentó Barona para reglamentar la utilización de los estacionamientos de las universidades privadas y, con ello, que los cajones fueran gratuitos para los estudiantes.

• Desde la óptica de los diputados, las universidades privadas están regidas por la Secretaría de Educación y son entes autónomos que, por sí mismos, deben decidir si cobran o no los servicios que prestan al estudiantado.

• Por otro lado, se dice que esa misma suerte correrán sus propuestas de que no se cobre reinscripción en colegios particulares y la de subir a categoría de ley la aplicación del Operativo Mochila.

• En las filas de los legisladores locales dicen que Barona, apenas asumió la CNOP, se agarró presentando iniciativas para llamar la atención, porque “ni cuando fue diputado” propuso tantos cambios a las leyes. ¡Ups!

*  *  *

• Se entera Protágoras que los que están preocupados son los sampetrinos habitantes de la colonia La Cima, por una construcción de un desarrollo ubicado sobre una cañada.

• Dicen que, contrario al “espíritu ecológico” con que se ha abanderado la administración de Mauricio “don Porfirio” Fernández, no ha hecho nada ante esta construcción, que está dejando espacios de cañada pelones y con riesgos de derrumbe, por lo blando del terreno.

• Irónico, para muchos vecinos, que por un lado el municipio insista con las famosas “rutas ecológicas”, pero por el otro, que se desaire el cuidado de la naturaleza en un tema que puede llegar a ser catastrófico para los ciudadanos.

*  *  *

• Mientras casi toooda la ciudad descansa por el asueto, los que andarán muy activos hoy son los alcaldes de Guadalupe y San Nicolás, Francisco Cienfuegos y Víctor Fuentes, respectivamente.

• Lo anterior, ya que se anunciará un proyecto de rehabilitación de la Unidad Deportiva Talaverna.

• Un momento –se preguntará usted, querido lector–, ¿y qué hace el nicolaíta en este evento, a todas luces en terrenos guadalupenses?

• Aaah pues, resulta que este centro deportivo está ubicado a la orilla del arroyo La Talaverna, que literalmente separa ambos municipios, como el río Bravo a Estados Unidos y México.

• La idea es que este espacio no sea exclusivo de una jurisdicción, sino que vecinos de ambas partes del arroyo puedan sacarle provecho a las instalaciones.

• En vez de que la autoridad sea egoísta con sus cosas, como ‘‘Quico’’ escondiendo su pelota de la “chusma”, se propone un espacio como debe ser: para ciudadanos a secas, sin distingo de municipios o partidos.

• Y pensar que en este mismo sector, hace ya casi una década, el tristemente célebre Zeferino Salgado propuso crear una “muralla” entre vecinos.

¡¡ Yássas !!