Aprendizaje 4.0


"La transformación digital es la llamada de atención para que no olvidemos que los negocios que hacemos son entre seres humanos"-  Ismael Bermúdez

· La empresa, ante la cuarta revolución industrial, se encuentra en una situación de cambio radical sin precedentes, aunque apenas empieza a entender y abordar los retos asociados, incluyendo aquellos relacionados con el componente más importante de la ecuación: el capital humano. La transformación estará cambiando la manera de cómo hacemos negocio, cómo vivimos, cómo trabajamos, cómo interactuamos entre nosotros. 

· Las seis tendencias socioeconómicas de nuestra nueva realidad han sido ampliamente exhibidas y evaluadas; no tanto comprendidas a profundidad: la amplia disponibilidad de nuevas tecnologías, la escasez de recursos naturales, la necesidad de medidas de sustentabilidad, el envejecimiento del mercado laboral, la alta especialización de funciones y profesiones, la producción y entrega a la medida de productos y servicios. ¿Qué significa en términos de un futuro probable? Indiscutiblemente un mundo automatizado, digital, inteligente, flexible, sustentable y mucho más humano. 

· La multicitada transformación digital no trata de trasladar a las organizaciones de una plataforma tecnológica a otra más competa, útil y compleja: trata de encontrar un equilibrio entre lo humano y tecnológico que conlleve a un cambio estructural, económico y social. 

· Para que el principal coprotagonista, la persona humana, esté preparado para vivir con cambios continuos, pruebas rápidas, aciertos, fallos, aprender, desaprender, deberá ostentar una actitud humilde para: reconocer las debilidades, ser paciente con las soluciones, ser receptiva a críticas y recomendaciones, así como poner, ahora más que nunca, atención a las personas.  

· Este camino hacia humanizar –no tecnificar– a la sociedad, a través de la tecnología implica desarrollar o adquirir diversas competencias individuales y organizacionales a la velocidad del cambio, sin detenernos, en este momento, en la necesidad paralela de atraer y retener talento del exterior. 

· Investigaciones empíricas coinciden en que la capacitación y desarrollo en esta era postmoderna implica: aprendizaje autodirigido, talleres y sesiones conducida en telepresencia, aprendizaje activo - con experimentación - y aprendizaje social, en ese orden. Marcus Hammer, de la firma consultora McKinsey, denomina este concepto innovador como un "viaje para el aprendizaje", mismo que nosotros hemos denominado trayectorias o itinerarios para aprender. La clave consiste en olvidarnos del aprendizaje "por si acaso" y centrarnos en la persona como el sujeto y vehículo para aprender, siguiendo una ruta única, personalizada y dinámica, que nace en la disposición de la persona para tomar control de su propio aprendizaje.

· En este viaje, busquemos identificarnos con cualquiera de los personajes de Michael Jordan, quién afirma: "algunas personas quieren que algo ocurra, otras sueñan con qué pasará, otras hacen que suceda".


Sigue leyendo...
Volver arriba