OpiniónMonterrey
Más del autor

Lo importante viene después del trabajo

Conceptos-pensamientos-ideas para recordar en la vida

Estoicos extraordinarios

Un nuevo México

El fracaso de la reforma educativa

Pobres peatones III

Génesis de la reforma educativa

Aprovechemos a los adultos mayores


Un apreciado exalumno me mandó un mensaje del papa Francisco, al decirme: Tu reflexión sobre los adultos mayores me recordó un apunte que había guardado, Los abuelos en la familia: "Decía Jesús que todo árbol bueno da frutos buenos y todo árbol malo da frutos malos (Mt 7,17). La gran familia humana es como un bosque, donde los árboles buenos aportan solidaridad, comunión, confianza, apoyo, seguridad, sobriedad feliz, amistad. 

"La presencia de las familias numerosas es una esperanza para la sociedad. Y por ello es muy importante la presencia de los abuelos: una presencia preciosa tanto por la ayuda práctica del cómo, pero sobre todo por la colaboración educativa. Los abuelos custodian en sí los valores de un pueblo, de una familia y ayudan a los padres a transmitirlos a los hijos. En el siglo pasado, en muchos países de Europa, fueron los abuelos quienes transmitieron la fe: ellos llevaban a escondidas al niño a recibir el Bautismo y transmitían la fe", papa Francisco (diciembre 28, 2014).

Mi exalumno nos manda a quienes vamos a trabajar en el Instituto de las Personas Adultas Mayores que no olvidemos que nos toca "trabajar con esta preciosa materia prima que es la de los abuelos. Estoy seguro que con su creatividad sabrán alinear estos catalizadores en el proceso de química humana (mi exalumno es ingeniero químico) para que nuestra sociedad pueda predicar con el ejemplo de esos valores fundamentales: solidaridad, comunión, confianza, apoyo, seguridad, sobriedad feliz, amistad".

El mensaje de mi exalumno me recordó una recomendación que hice hace ya buen tiempo a los y las muchachas de la edad: "Estimados abuelos, no se les olvide que lo que se siembra se cosecha. Ahorita están cosechando lo que sembraron en sus hijos; pero eso no basta, también tenemos la responsabilidad de sembrar en nuestros nietos para poder cosechar su cariño y su atención. Sin duda lo que hace tan especial a ciertas personas es el tiempo que les hemos dedicado. Yo admiro muchas cosas de mi esposa, pero una muy especial para mí es el tiempo que le ha dedicado a nuestros nietos. Varios de ellos han pasado todos los días del año (de lunes a viernes) en mi casa antes de entrar al kínder. Es el apoyo de mi esposa a sus hijas casadas. 

Deberían ver el cariño que le tienen a su abuela, pero esto no ocurre gratis; ocurre cuando se les quiere y se les dedica tiempo.

Por lo pronto, decídase a hacerlo, tómelo como un proceso importante de su planeación estratégica personal, dedíquele tiempo a sus nietos; si están en la ciudad hágalo en forma de tiempo real; si no lo están, dedíqueles tiempo virtual, envíeles cartas, correos electrónicos o videos en forma periódica. "Just do it", como dice un mensaje de una conocida empresa.

Mi paisano Manuel Acuña lo expresaba de una manera excelente al decir: "Existir es amar y es que el amor encierra en su forma infinita cuanto de bello el universo habita", ese amor debemos de tenerlo con nuestros hijos, nietos y amigos. 

Sin duda, estimado lector, la vida es más bella cuando la puede escribir uno mismo, haciendo lo que creemos importante para nuestra vida y nuestro trabajo; así nuestra vida debe estar llena de una serie de acciones que nos permitan vivir, aprender y dirigirnos en la dirección de nuestros sueños y metas. Sin olvidar que para eso es necesario querer, saber y perseverar; sin olvidar que nuestra vida es finita, así que más vale que usemos nuestro tiempo sabiamente; y claro no olvidemos que a cada quien le dan lo que se merece en esta vida o en la otra. Así que trate bien a sus hijos, a sus nietos,  a su pareja, a sus colaboradores y a sus amigos. El respeto, la verdad y el amor son los tres elementos clave en el fortalecimiento de las relaciones con las personas con quienes se quiere tener una relación perdurable, valiosa y productiva. 

Muchas gracias a todas las personas que han compartido algo de su vida y de sus momentos importantes conmigo. Les envío un gran abrazo a todos mis exalumnos.

Volver arriba