Balance


Ya entrada la noche de ayer miércoles, el régimen de transferencias del futbol mexicano, celebrado en Cancún, Quintana Roo, quizás el último con esas características, arrojaba un saldo humilde.

Las contrataciones de los grandes de siempre, como América, Pumas, Cruz Azul... y ya ni hablemos de Chivas, no eran para nada sobresalientes.

Guido Rodríguez para las Águilas, Guerrón y Formica para Pumas, y la austeridad completa del Guadalajara, ilustraban el tenor de esta dinámica.

Sin embargo, hubo otros protagonistas que se movieron, colocaron y contrataron lo que buscaban, con el fin de que sirva para ser protagonistas del próximo torneo.

Albiazules

El Monterrey terminó contratando a lo que ya se venía rumoreando: Benítez, Hurtado y Carrizo, además del regreso de Medina... estos fueron los movimientos que se dieron.

Vale la pena efectuar dos reflexiones: los jugadores ofensivos que llegan no son malos en sí, pero no llegan a llenar los requisitos de la exigente afición rayada.

En este sentido, la humilde opinión de un servidor es que los que llegan sí suman realmente, pero se quedan cortos en el intento de traer una figura comparada al estelar del ‘vecino de enfrente’.

Y el caso de Carrizo es muy particular.

Es el tercer portero que llega para tratar de llenar el hueco que dejó Jonathan Orozco.

Eso sí da que pensar.

Auriazules

De los felinos, hay que decirlo, pocos de verdad esperaban que la directiva de Tigres contratara algo importante del mercado mexicano.

Más bien, se dieron algunas salidas como la de José Rivas a Veracruz y Ubaldo Luna al Atlas.

Se sostiene fuertemente el rumor de que el argentino Ever Banegas vendría a reforzar a la escuadra de Ferretti... y también sigue sonando el rumor de que Héctor Moreno podría vestirse de felino.

Otros

La llegada de Edwin Cardona al Pachuca, junto a Edson Puch, la confirmación del traspaso de Guido Rodríguez a las Águilas, son situaciones sobresalientes en este Draft.

No sería nada raro que se presentasen más negociaciones importantes al filo de la madrugada, pero por cuestiones de logística, se las comentaremos hasta la columna que verá la luz este viernes.

Perdonados

Finalmente, la directiva del Monterrey tuvo éxito en su apelación... y la Comisión Disciplinaria quitó el partido de veto al Estadio de los Rayados.

Todo parece indicar que se demostró que el estadio contaba con las medidas de seguridad indicadas, pero que éstas fueron rebasadas por una situación extraordinaria.

Por lo pronto, anótenle un éxito a la directiva encabezada por Duilio Davino... y el castigo para los albiazules será solamente un aviso de veto y multa económica ($320,160 pesos).


Volver arriba