Brochazos de color


Qué buen gol hace Funes Mori ante los Rayos. Qué paradón de Hugo González ante el fusilamiento de la delantera necaxista. Eso, y tres atajadas del portero Barovero de los hidrocálidos fue lo mejor de aquel partido de donde el Monterrey sacó un empate. Como dijo Mark Antohny: “Valió la pena”.

No fue un juegazo así que tú digas: “¡Qué bárbaro!”, pero esos lances, fueron brochazos de color para un duelo que al final no gustó mucho al respetable, pero al final no salieron ni enojados, ni contentos, sino -más bien- todo lo contrario.

El detalle curioso lo puso el arbitrario del silbato que felicitó al guardameta necaxista, con apodo de payasito de carpa pueblerina, y hasta chocó los puños con él por ese lance, cuando sacó un trallazo a bocajarro que le tiró Jesús Molina.

Los medios de comunicación escandalosos que en cualquier ‘charquito’ se ahogan, cabecearon la nota: “Árbitro se rinde ante Barovero”.

Ese detalle que le digo del árbitro Fernando Guerrero habla bien de él, pero tanto como que “se rinda” ante un jugador?, ¡naaaaah!

---

Los Tigres de la UANL, ya sabemos, siguen en la luna.

Si los Rayados no pierden, pero no ganan, estos están peor... ¡no anotan!

La afición del Monterrey como que confía en su equipo, porque al final, como el de Necaxa, pudieron terminar 4-2 favor los Rayados, en tanto que en Tigres, no creo que tengan tanta llegada.

Sí, ya sé, los equipos se encierran... ¿y?, ¿qué esperaban?

Por supuesto que tienes que ser más listo y hacer valer que tus contrataciones de millones de dólares abran esos cerrojos que están como la Puerta Negra de los Tigres del Norte: con tres candados.

En ambos casos, no creo que sea para que la raza de uno u otro equipo se preocupe.

Y aunque se preocupen, no van a ganar nada.

Igual van a seguir yendo al estadio, llenando la tribuna, comprando cerveza, comida, camisetas, etcétera.

O sea, no ganan nada con preocuparse.

Al final no va a pasar nada: el profe Ferretti sigue de entrenador en Tigres; el del Monterrey también, así que lo que piensan, sientan o digan los hinchas albiazules y auriazules, viene sobrando.

Peeeeero, sí... la verdad es que no están nadita tranquilos.

El fin de semana pasada tooooodos se volvieron a hacer los occisos y dejaron para mejor ocasión sus memes patosos y burlistas, que sólo sacan cuando ganan sus equipos, y que se sienten papás de todo el mundo, y una afición saca a relucir sus cinco estrellitas, y el otro que lo eliminó de no sé cuantas Semifinales... y que le ganó el Clásico 14... y que lo mandó a Segunda... y que las hilachas... puuuuuras ‘lichas de vecindad’.

---

Los Xolos de Miguel Herrera siguen encuerdados llevándose de encuentro todo lo que se atraviesa.

El periodismo deportivo moderno, en lugar de hacer un análisis serio, de qué factores habrían influido para que León no pudiese ganar y ser feamente zarandeado por los perros bravos de Miguel, se centraron en el chisme: “Dos jugadores del León ‘festejan’ derrota en antro”.

A ver... si andaban en su tiempo libre, ¿pueden divertirse en un antro o qué se los prohíbe?

¡Aaaaahhhhh, perdón, sólo si ganan!

Ok.

---

Se me había pasado el comentario.

La semana pasada que las Chivas vencieron a Boca Juniors, en Zapopan, Jalisco, en Argentina hicieron un ‘tango’.

A través de Fox Sports, el ‘Pollo’ Vignolo, hizo un megapancho, un súperdrama.

Itati Cantoral le quedó chiquita.

Una señora menopáusica a punto del desmayo, era Vignolo.... ofendidísimo (creo que lo vi más tranquilo y menos ofendido cuando la guerra de Las Malvinas) porque la transmisión de ese jueguito se cortaba.

Tragedia nacional.

De risa.

Todo un tango por la calidad de la transmisión.

¡Jajajaja!

¿Y qué quieres, chamaco, si tus patrones no le llegan al precio a las Chivas?

Relájate, compadre... no es para tanto.

¡Y vámonos!