Estrictamente PersonalMonterrey
Más del autor

¿Qué rayos pasó en Puebla?

Frente a Andrés, sin favores ni temores

El huevo de la serpiente, circa 2018

El fraude de Morena (II)

El fraude de Morena (I)

El final de una luna de miel que aún no empieza

La desgracia de Peña Nieto

Características del Elemento Clave


"Debe ser un ser humano profesional; optimista, porque el futuro es de los optimistas; capaz de encontrar su pasión y cultivar su fregonería (mi colega uso otra palabra más norteña), como decía Enrique Canales. Curioso a grado máximo, así como los niños, buscando el porqué, para qué y cómo de las cosas; alguien que crea con convicción que el futuro no es lo que va a pasar, es lo que vamos a hacer".

Así me respondió un exalumno ante una pregunte que les hice a mis colegas y amigos: ¿Qué características creen ustedes que debe de tener "El Elemento Clave" que mencioné en un mensaje que les había enviado, en el cual les relataba el comentario final que recibí de un ingeniero agrónomo, una persona madura, con mucha experiencia, con muchas vivencias en el arte de organizar, pero sobre todo en el arte de vivir, quien nos había escuchado comentar sobre la industrialización del hule de guayule. Su comentario fue: No se les olvide el elemento clave". No se les olvide que hay que conseguir alguien que sepa y sepa hacer, ése es el elemento clave, sin el cual va a estar en chino que saquen los resultados que esperan.

Pero ¿qué otras respuestas recibí sobre mi pregunta del Elemento Clave? Mi correctora de estilo me recomendó que esta persona debería de seguir en su actuar la recomendación que le toco ver en un panorámico: "Dejemos de decir y empecemos a hacer", por cierto una excelente recomendación para los que deberían de ser factores clave en nuestros funcionarios públicos. 

Pero también me recomendaron que debería de ser capaz de "reunir un equipo que aparte que sepan hacer lo que deben de hacer, otorguen su máxima entrega y esfuerzo, siempre trabajando en equipo y en armonía".

Sin olvidar, me recordó Katchumo, mi asesor de Santa Catarina, el código que propuso hace tiempo el Consejo Coordinador Empresarial, el cual decidió proponer a sus agremiados un Código relacionado con la integridad y la ética que deberían de tener las personas involucradas en las empresas mexicanas.

Les recuerdo la esencia del código que les propusieron a los empresarios: 

"Ser un instrumento que coadyuve a las empresas y a las personas relacionadas a prevenir y, así eliminar, la corrupción, demostrando un compromiso de intolerancia hacia actos de soborno, cohecho y de corrupción, y, de manera positiva, contribuir a mejorar los estándares de veracidad, integridad, ética y honestidad en toda relación de negocios y en su desarrollo empresarial".

Pero también el CCE nos comparte una importante  idea-concepto  que deberían de aplicar en este año electoral: El Consejo nos destaca que es muy importante que "las empresas (y por lo tanto los Elementos Clave) deberán evitar... la realización de aportaciones o donativos, directa o indirectamente, a partidos políticos, campañas electorales y a cualquier persona física o moral, asociación, organismo, sindicato o cualquier otro tipo de entidad pública o privada, relacionados con actividades políticas, ya sea en México o en cualquier otra jurisdicción en la que operen". Mismo que es vital para el proceso electoral del 2018. 

Recibí un buen número de comentarios que destacan que El Elemento Clave debe de: "Tener un gran carisma y habilidad para liderar con las personas que conforman el proyecto. Con experiencia, conocimiento, inteligencia, liderazgo, actitud, espíritu de equipo y, principalmente humildad. Para ser el factor clave, debemos amar el proyecto. En resumen, si no hay amor hacia el proyecto, se va a quedar en gráficas de camino crítico, listados de requerimientos, montones de papeles y lluvias de ideas. Un líder debe tener como factor fundamental la humildad para reconocer que es el complemento de talentos en tres eslabones: Personas, organización y tecnología. Con un deseo enorme de aprender, de actualizarse, de superarse, una voluntad férrea, disciplina, espíritu de servicio, sencillez y prudencia".

Volver arriba