Silencio De MentaMonterrey
Más del autor

No podría haber sido de otra manera

Poniendo en pausa el ´qué dirán´

Guía para festejar a una mamá

La Tierra, el centro (y sede) de la fiesta

De las zanahorias y Pixar

Cómo crear un proyecto social en 24 horas


Cómo crear un proyecto social en 24 horas Cuando Alma Patricia publicó en su Facebook que pedía mochilas usadas para niños de escasos recursos no tenía idea que en menos de tres horas, su idea se haría viral. Fue el martes de esta semana en curso que Alma, licenciada en educación preescolar y directora de un jardín de niños público, observó una situación que marcó el inicio de un proyecto social que comienza a tomar forma.

Acababa de llegar a la escuela que dirige, en la colonia Sierra Ventana, en Monterrey, cuando vio a un niño sacando de la basura una mochila rota. Como si todo pasara en cámara lenta, Alma vio cómo el niño tomaba en sus manos lo que parecía ser su nuevo tesoro y cómo su carita se iluminaba de felicidad al abrir la mochila y encontrar un lápiz. ´´¡Órale!´´, alcanzó a leerle los labios al pequeño, quien se fue corriendo con su nueva adquisición con una sonrisa de oreja a oreja, sin darse cuenta que alguien había presenciado su gran descubrimiento.

Para Alma, todo aquel acontecimiento le hizo percatarse de la relatividad del valor de lo que usamos, o cómo lo que para unos ya es inservible, para otros el mismo objetivo sigue siendo útil y valioso. Y entonces decidió actuar, e ir más allá, en lugar de dejar aquel momento como una simple observación. ¿Y si pido mochilas usadas y las reparo? fue lo que hizo que abriera su cuenta de Facebook y escribiera en su muro: ´´¿Tus hijos van a desechar las mochilas porque quieren nuevas? Yo las arreglo y se las doy a quienes más lo necesiten´´.

Una decena de etiquetas a amigos y un par de horas después, su publicación pasó de ser un post compartido entre conocidos a un nuevo proyecto social al que se suma cada vez más gente. ´´Anoche tenía 120 mensajes de Messenger, en Whatsapp perdí la cuenta; no sabía que iba a pasar esto, me da muchísimo gusto y lo veo como un reto enorme. Sé que tengo una responsabilidad y con la ayuda de tanta gente, va a convertirse en algo súper bonito para muchos niños´´, cuenta Alma.

A poco más de 24 horas de haber comenzado a darle forma a este proyecto, la educadora de 30 años asignó junto con sus amigos algunos puntos de acopio para recaudar las mochilas, ubicados en el sur de Monterrey, Guadalupe, San Nicolás y Cumbres. Y para la reparación de mochilas, Alma y su mamá se dedicarán a coser, limpiar y clasificar estos útiles, que serán donados a niños de los márgenes del Río Pesquería y Linares, y otras localidades por definir, dependiendo de la magnitud que alcance el proyecto.

Las mochilas se reciben hasta finales de julio. Y al día de hoy, este proyecto está en búsqueda, además de mochilas, de voluntarios que quieran donar su tiempo y transporte para las actividades de recaudación, reparación y entrega de estos útiles escolares, que se hará antes del inicio de este próximo ciclo escolar.

Hagamos posible que más niños tengan a su alcance herramientas que les dignifiquen su intención de aprender. Si quieres saber dónde son los centros de acopio o ser voluntario de este proyecto en Monterrey, entra a la cuenta de Facebook de Alma Patricia Treviño (facebook.com/Almita.Trevino) o envía Whatsapp a su teléfono 812-922-2005.

La autora es contadora de historias, bloguera en silenciodementa.com y fundadora de la agencia de contenidos Misión Conecta.

FB/dianalauraarroyo, twitter e instagram: @silenciodementa

Correo: diana@silenciodementa.com


Sigue leyendo...
Volver arriba