¿Cómo mejorar tu digestión?


Cuando es parte de nuestro día a día la inflamación, exceso de gases, acidez, gastritis, colitis, estreñimiento, diarrea, etc... probablemente signifique que tengamos que hacer cambios en nuestros hábitos y actitudes que en conjunto van cambiando nuestro estilo de vida a uno más saludable.

Las siguientes recomendaciones pueden ayudarle a tu sistema digestivo a que trabaje de manera eficiente.

Se trata de sólo comer

No es necesario contar el número de veces que masticas cada bocado, lo importante es que comas despacio y detenidamente. Saboreando y masticando cada alimento que entra a tu boca.

Las tres razones principales por la importancia de esta recomendación son: la producción de enzimas digestivas y que el cerebro pueda mandar señales al cuerpo de saciedad antes de que te alimentes en exceso.

La tercera razón es que cuando sólo comes y logras desconectarte de las redes sociales, apagar la televisión, disfrutar de los alimentos frente a ti, puedes poner atención plena en el momento presente y relajarte, recordar que es tiempo de darle energía y nutrientes a tu cuerpo, es tiempo para ti.

Todo esto influye en nuestra digestión y en la cantidad de alimento que consumimos.

No olvides tomar agua

El agua es esencial para nuestro cuerpo, es excelente opción para acompañar nuestros alimentos, ya que es ideal para hidratarnos y no contiene calorías extra ni azúcares.

Cuando estamos deshidratados, nuestro sistema digestivo se ve afectado ya que el intestino necesita agua para empujar los desechos a través del tracto digestivo.

La falta de agua lleva al estreñimiento y esto puede llevar a otras complicaciones digestivas. No esperes hasta sentir sed, toma agua durante todo el día.

Limita alimentos irritantes

Alimentos con exceso de azúcar, grasa, picante, sal, cafeína o alcohol, pueden irritar el tracto digestivo La cantidad considerada como irritante depende de cada quién, te recomiendo conocer tus límites y tomarlos en cuenta a la hora de consumir alimentos que puedan provocarte malestar si se consumen en exceso.

También es importante el balance y siempre intentar elegir alimentos saludables no sólo para proteger nuestro sistema digestivo, sino nuestra salud en general.

Agrega probióticos a tu alimentación

Alimentos como el yogurt, altos en probióticos, pueden tener un efecto beneficioso en nuestro sistema digestivo; ya que ayudan a potenciar la absorción de nutrientes y fortalecer el sistema inmune.

Haz ejercicio y baja el estrés

Demasiado estrés y ansiedad pueden afectar al sistema digestivo y aumentar el riesgo de inflamación. Hacer ejercicio diariamente ayuda a combatir el estrés de manera eficiente, recuperando el balance físico, mental y emocional.

Encuentra la mejor opción para mantenerte activo y reducir el estrés. Hay muchísimas otras recomendaciones para mejorar nuestra digestión. Sin embargo, todas se resumen en cambiar tu estilo de vida a uno que fomente el balance y la nutrición.

Be Healthy. Be You.

Volver arriba