Cómo sobrevivir a las posadas


Ya se aproximan todos esos días llenos de eventos con la familia y los amigos, donde la comida abunda por todas partes, sobretodo los tamales, chocolates, hojarascas, dulces, etc. Por lo que viene la pregunta… 

¿Cómo puedo disfrutar de todos estos eventos, sin subir de peso, sin afectar mi salud, sin sentirme culpable? 

Te comparto siete recomendaciones que te ayudarán a sobrevivir a las posadas: 

1.- ¿Te regalaron chocolates? Congela unos cuantos y regala el resto, la idea es que los disfrutes poco a poco y no todos de una sentada. Además, de esta manera puedes programar y balancear tu día eligiendo alimentos más saludables y ligeros para así disfrutar más tarde de un chocolate. 

2.- Usa un plato. Estás decorando el pinito, cocinando la cena, platicando con amigos… sin importar la situación. Es de suma importancia que siempre que vayas a ingerir alimentos, lo hagas de manera consciente, con un plato y sentada en la mesa. De esta manera puedes monitorear más fácilmente la cantidad de comida que se consume y así detectar cuando ya no tienes hambre. 

3.- ¿Te tocó preparar el postre? Ya sea que fuiste la elegida para llevar el postre a la posada del miercolitos o bien, tienes antojo de algo saludable pero dulce… te comparto una deliciosa receta de galletas saludables. En un tazón agrega un plátano pequeño, 1/2 taza de avena, 1 cucharadita de canela y listo. Mezcla todo y hornea a 150 grados hasta que se endurezcan un poco y se vean doraditas de arriba. Esta es una de miles de recetas saludables, investiga y disfruta de un postre lleno de ingredientes beneficiosos para ti. 

4.- Organízate. Si sabes que en unos días tienes una posada, cuida tu alimentación lo más que puedas, no para que te comas siete tamales el día de la posada, sino que para cuando llegue el día puedas disfrutar de manera consciente, sin culpas, y sin comer de más. También es importante elegir bien tus alimentos, por ejemplo, si sabes que tu tía Chole hizo su famoso postre que tanto amas y adoras, intenta servirte mucha ensalada y brincarte la botana para que cuando llegue el postre lo puedas disfrutar con un poco de hambre y no a punto de reventar de tanta comida. Asimismo, no cometas el error de brincarte comidas y restringirte todo el día para llegar a la posada muriendo de hambre y comiendo todo lo que te pongan enfrente. 

5.- No dejes de hacer ejercicio. Que el frío no te detenga de quemar esas calorías y fortalecer tu cuerpo. Es esencial que el ejercicio sea parte de tu rutina diaria, sobretodo estos días. 

6.- Mantén un monitoreo constante de tu peso. No estoy diciendo que te peses todos los días, sino que intentes una vez por semana pesarte y llevar un monitoreo de peso para que así puedas hacer los cambios necesarios y evitar llegar a enero con varios kilos arriba. 

7.- DIS-FRU-TA. Esta temporada se reconoce por ver a los amigos y familia, por disfrutar de la convivencia, por crear nuevos recuerdos juntos, por dar, por disfrutar. Siempre cuidando de tu salud. 

Be Healthy. Be You. 


Volver arriba