Contraste


No sé a ustedes, pero a mí me resultan muy interesantes las declaraciones del paraguayo Celso Ortiz, en el paradisíaco caribe mexicano, donde el Monterrey trabaja en su pretemporada.

El jugador sudamericano, a preguntas de los medios de comunicación, recalca el estado de ánimo que priva en el plantel albiazul.

Las palabras compromiso y alegría resaltan en este conjunto de futbolistas, donde el pasado semestre parece ser que estos conceptos no existían.

Razones

Si bien es cierto el torneo pasado Antonio Mohamed se deshizo de uno que otro jugador, a quien se le culpaba de mal ambiente, lo cierto es que en el vestuario todo indica que ya culminó la obra.

Y sin aún conocer nosotros a fondo el carácter de los refuerzos, todo señala que cayeron de pie en lo que respecta a hacer grupo en el equipo rayado.

Compromiso y alegría, dos conceptos sumamente necesarios en cualquier equipo que aspire a un título y Monterrey precisa con urgencia de uno.

Críticos

Mucho se lee y escucha en los medios nacionales respecto al tan de vado y traído tema de las rotaciones del colombiano Juan Carlos Osorio.

Sin embargo, analizando con cuidado los comentarios, se da uno cuenta de que la mayor parte de las críticas negativas provienen de extécnicos, sobre todo, que dirigieron antes al Tri.

Ahí sí cuesta un poco de trabajo el poder discernir de dónde provienen las críticas, si de un auténtico deseo de desmenuzar la labor de Osorio, o de la propia frustración.

Mientras tanto, lo único realmente válido son sólo los resultados y en ese renglón, el estratega cafetero no tiene lugar a reproche hasta el momento.

Elegibles

Cada quien sabe cómo motiva a su grupo... y en el caso del auxiliar de Osorio, el famoso Pompilio Paez, este lo tiene bien claro.

El ayudante del estratega nacional recalca que en el grupo de los que disputaran la Copa de Oro hay talento como para pelear un lugar para Rusia.

Seguro que esto sacará lo mejor de algunos... y ante Ghana y Paraguay saldrán a ‘partirse el lomo’ buscando ser de los elegidos para la Copa del Mundo.

Nuestro VAR

Afortunadamente, todo indica que la llegada de la tecnología al futbol nacional es un asunto inevitable.

Por ahí dicen nuestros directivos, que -tan pronto como en la Liguilla- podríamos ver al famoso VAR (video-arbitraje) decidir aspectos importantes en los encuentros.

Sin duda, esto dará paso a una nueva era donde los silbantes ya no tendrán un papel tan protagónico, y se acercara al tan anhelado tema de la justicia deportiva.


Volver arriba