Crece el programa


Sin duda alguna, el programa de los Auténticos Tigres de la UANL sigue en pleno crecimiento, no sólo por la capacitación que año con año reciben sus entrenadores, así como los coaches de la Liga Universitaria, sino también por la serie de invitaciones a participar en eventos de carácter internacional, además de los títulos y el dominio que los felinos guardan en algunas categorías como lo Intermedia, donde los muchachos van por su sexto campeonato en fila.

Pero eso, no es obra de la casualidad, sino de un trabajo en común entre quien dirige este programa en los Tigres, que es el coach Juan Antonio Zamora y las autoridades, que en este caso se tiene el apoyo incondicional del rector Rogelio Garza Rivera, un enamorado del deporte, pero que sabe cómo hacer crecer el deporte en todos sus aspectos.

Hoy la UANL es un referente en el futbol americano, lo buscan ya no sólo los medios de comunicación, sino la misma afición de otras entidades, en especial de la capital, donde son muchos los padres de familia que dicen, vienen los Auténticos, hay que ir a verlos.

Bien por el rector que no deja de apoyar este exitoso programa de futbol americano, y bien por sus coaches que trabajan en armonía para lograr los objetivos que se tienen planteados desde el inicio del año, en donde no sólo son los títulos, sino también la proyección, la asistencia social y el desarrollo académico de sus muchachos. Enhorabuena para todos.

Por cierto, en estos tiempos en donde el futbol americano y sus diversas variantes han crecido de forma exponencial, un tema que las autoridades municipales y estatales deben ponerle un poco más atención es al uso de los espacios con los que cuentan para que nadie, sean ligas de americano, tocho o arena se queden sin un campo para entrenar y jugar.

No enteramos con frecuencia que las ligas buscan y con insistencia un espacio para realizar su torneo, en ocasiones deben varias sus horarios para compartir el emparrillado de juego con otras asociaciones e incluso otras disciplinas.

Tal vez las unidades deportivas en algunos municipios no sean la suficientes para el crecimiento deportivo tan grande que han tenido en su comunidad, pero que mejor que tenerlos entretenidos y organizados en algún deporte en lugar de que estén en caso o de ociosos. Es por ello que se requiere de una buena comunicación entre autoridades y ligas para poner repartir los espacios de forma equitativa y que nadie, pero nadie se quede sin jugar.

Los campos municipales, estatales  y algunos de otras ligas que son entregados en comodato son a final de cuentas propiedad de la comunidad, así que hay que sentarse a platicarlo y ver la forma de administrar el espacio de la mejor manera posible y repartir los horarios para que tanto las asociaciones de tradición como las organizaciones que apenas nacen tengan donde entrenar y jugar, ya que todos tienen el mismo derecho a usar instalaciones que a final de cuentas se mantienen con los impuestos del pueblo.

En tanto, en días pasados platicando con gente del futbol americano, de esos que tienen décadas en esto de las tacleadas nos hacían el comentario de que era tiempo en Monterrey y al área metropolitana de que ya existiera otra liga infantil y juvenil que compitiera con la ya existentes. Mi respuesta fue, claro, ya se necesita, y... ¿ por qué fuimos tan directos?.

Sencillo, el mejor parámetro para crecer en el campo donde trabajes o te realices es la competencia, eso te hace desarrollar más, saber cuáles son tus áreas de oportunidad, darle además al padre de familia o jugador la opción de elegir, que es fundamental, permitir que no hay sitio a donde no llegue el deporte, porque hoy las distancias son enormes y eso genera gastos innecesarios, y muchos, pero muchas otras ventajas más que se pueden mencionar al existir una competencia.

En los tiempos que vivimos ya no podemos elegir de una sola canasta, es importante presentar variedad, porque de esa manera se obliga al que está abajo a comprometerse con el desarrollo y la mejora continua y el football americano no es la excepción, así como hay MFL y Liga Universitaria, puede haber otra asociación infantil y más, muchos más torneos juveniles en donde jóvenes de preparatoria o facultad puede competir.

Son tiempos de cambio, así que señores empresarios o promotores del deporte, si tienen alguna idea así, adelante, Yarda 50 los apoyará con todo, ya que la intención es que el football americano en todos sus niveles y géneros crezca.

Por último, en los últimos años hemos tenido la oportunidad de acudir a almuerzos, reuniones, eventos o ruedas de prensa en donde las diversas generaciones del futbol americano conviven y en ocasiones ayudan a las nuevas camadas de niños y jovencitos a jugar este bello deporte. Pero también entre la amena plática sale el tema de aquellos jugadores o entrenadores que dejaron huella en el Deporte de las Tacleadas y de los cuales algunos aficionados no conocen mucho.

Es por ello que conversando con esta comunidad del americano llegábamos a la conclusión de que era necesario dar a conocer esas vidas, esas historias que están detrás de cada jugador, coach y hasta directivo que entregaron su vida , y muchas veces sus recursos, para que hoy el football americano en Nuevo León esa punta de lanza en todo el país.

Creo que es tiempo de que nos lancemos a esa aventura, nunca lo hemos hecho con la idea de sacar un libro o video , mucho menos con el sentimiento de obtener alguna remuneración a cambio, sino simplemente por dejar plasmada la historia de quienes comenzaron el americano en Monterrey y que poco se ha mencionado de ellos. Esperamos darle forma a este proyecto e ir reuniendo esas bonitas historias que muchas veces nos las han contado y no tuvimos la precaución de escribirlas o grabarlas.

Les prometemos que a partir de ahora lo haremos y ya con un material más completo buscaremos la forma de publicarlo de manera profesional. Por lo pronto vayamos dando nombres de jugadores, coaches y directivos que merecen ese reconocimiento por parte de la comunidad del football americano y así será más fácil el trabajo de reunir sus historias y anécdotas.


Volver arriba