OpiniónMonterrey
Más del autor

Definiendo la cuarta transformación

Gobierno, ¿causa la inflación?

¿Es mejor pequeño o grande?

Cuidemos a nuestros jóvenes

¿Cómo ser felices?, versión del papa Francisco

Como un torero...

Una Oda a la Iglesia

¿Cuál es la mejor inversión para transformar a nuestro país?


¿Cuál sería para usted la estrategia esencial para eliminar la pobreza en nuestro país? Ante esta pregunta de Katchumo, mi asesor de Santa Catarina, mi respuesta casi inmediata fue: para mí, la educación es a mediano y largo plazo el gran factor del bienestar económico.

Si queremos salir de la pobreza tenemos que invertir en educación. Si usted quiere que sus hijos tengan futuro, invierta en su educación. Repito, esa es la mejor herencia que les podemos dejar.

Después recordé un mensaje que me envió un colega y amigo: ´´Déjeme esbozar con usted algo que luce como un excelente negocio. Imagínese que se le acerca un muchacho que usted sabe que es formal, trabajador, listo y responsable, y le dice: ´mire usted, ahorita yo gano $3,000 pesos por mes y no estoy contento con este salario, y quiero prepararme más. Sé que si termino mi licenciatura y saco una especialidad en sistemas de información podré ganar hasta diez veces lo que gano actualmente, pero no tengo dinero para hacer esos estudios, así que le quiero hacer una propuesta: Usted invierta en mis estudios, págueme la colegiatura y mi sostenimiento y yo le firmo a usted un contrato en donde me comprometo a pagarle el 30% de la diferencia entre lo que gane y mi sueldo actual . Es más –le dice–, mire, para no hacernos bolas con los cálculos, yo le ofrezco a usted el 20% de lo que gane de aquí hasta que deje de trabajar´´.

Y mi colega me pregunta: ´´¿Usted invertiría en la educación de este muchacho? ¿Cree que sea un buen negocio?´´.

Sin dejarme responder sus preguntas, mi colega me comenta: ´´Si usted lo ve como un buen negocio y quisiera apoyar a este muchacho, le tengo malas noticias. Este negocio ya se lo ganaron. ¿Quién me lo ganó? preguntará usted. Pues nuestro gobierno. Sí, él es el principal socio de todas las empresas y personas en el país. De lo que yo gano, cerca del 50% se lo traspaso-pago al gobierno, vía impuestos, IVA, pago de tenencia, sin incluir multas, recargos y demás cuando me atraso en algún pago´´.

De hecho en mis 52 años que tengo trabajando, mi contribución al gobierno ha sido de 26 años de mis salarios. ¿Pero qué hubiera pasado si no hubiese yo estudiado? Pues sería receptor de todos los apoyos que ofrecen los gobiernos municipales, estatales y federales: los programas de desarrollo social, el seguro popular, los apoyos a adultos mayores, incluida la pensión para adultos mayores. Los apoyos a nivel federal se dan a través de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), a través del Programa de Inclusión Social (PROSPERA), del Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), de Abasto Social de Leche (Liconsa).

¿Pero de dónde obtienen los gobiernos los recursos económicos para poder dar todos esos apoyos a las personas de escasos recursos económicos en nuestro país? Pues le tengo que decir que esos recursos provienen principalmente de los impuestos que pagamos los trabajadores en este país.

Adicionalmente destaco el doble apoyo que dan las personas que tienen a sus hijos en escuelas particulares, pues por un lado pagan colegiaturas en la escuela de sus hijos y por otro lado pagan impuestos con los se pagan los gastos, sueldos e inversiones en las escuelas públicas.

 Por eso, nuestros gobiernos, nuestra Secretaría de Educación, nuestro Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y nuestra Secretaría de Comercio y Fomento Industrial deben llenarse de espíritu emprendedor-transformador comunitario para entender que es muy importante invertir en educación, por un lado, y en la creación de empresas por el otro. El gobierno tiene en sus manos un buen negocio, desgraciadamente no es a corto plazo, desgraciadamente no es posible inaugurarlo como la obra del siglo, pero sí es un excelente camino para tener un desarrollo económico sostenible y con gran equidad para nuestra sociedad.


Volver arriba