Cuidado con el enemigo


Estas sentado frente a tu computadora, tienes que entregar un proyecto, pero antes de iniciarlo vas por el café y ahora sí, empecemos. Y  piensas, “sólo revisaré las redes sociales un poco”.

Posterior a esto tomas los materiales que necesitarás para empezar, y te dispones a poner algo de música, pero la canción que escuchas no es de tu agrado, por lo que decides explorar otras opciones. Entra una llamada y un amigo te pide que lo acompañes a un compromiso que tiene y posteriormente te invitará a comer. Decides aceptar y piensas “en la tarde que regrese lo haré”.

PROCRASTINACIÓN, EL OBSTÁCULO

•¿Conoces alguna persona que vive estas experiencias diariamente? La costumbre de dejar para después lo que puedes hacer hoy tiene nombre: procrastinación. Esto es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables. Ya sea por pereza, angustia o apatía, lo dejas para después; ante esto, nuestra mente elabora razonamientos complejos que nos convencen para justificar el no realizar ciertas actividades justo en el momento que debemos hacerlo.

• Esta manera de vivir definitivamente retrasará lograr nuestras metas, pues será muy difícil alcanzar grandes sueños y todo se reducirá a excusas como: “es que estamos en período electoral”, “sólo deja que llueva en estos días y nos vemos”, “esperemos a que lleguen todos a la junta y empezamos”, entre otras.

IMPACTO EN EQUIPOS DE TRABAJO

• A nivel empresarial suceden mucho este tipo de acciones, las cuales postergan estrategias y tácticas muy puntuales por situaciones irrelevantes que distraen la atención de los equipos.

• Las redes sociales en exceso y sin orden son un factor contaminante para el desarrollo de cualquier compañía.

• Además, las juntas improductivas que abarcan temas que no son para esa reunión llevarán como resultado a que el equipo se sienta desmotivado y falto de dirección.

VENCIENDO AL ENEMIGO

• Para que la empresa viva sin distracciones es importante que todos sus integrantes se enfoquen en las tareas diarias y tengan tiempo de crear escenarios y propuestas que generen valor.


Sigue leyendo...