OpiniónMonterrey
Más del autor

Mentiras sobre la pobreza

Los activos esenciales

Gobierno de primera? No, de-primente

Ahorros en el regreso a clases

Robo-taxis

´El Ratón Viajero´

Situado en nuevas fronteras

Cumplamos nuestro juramento


Imagínese, estimado lector, el México que tendríamos si cumpliésemos nuestros juramentos al casarnos, al recibir la primera comunión, al graduarnos, al tomar protesta como servidor público, como nuevo Presidente de la República.

Hace ya buen tiempo tuve una reunión para entregar un reconocimiento a un grupo de médicos que participaron en el

trigésimo Congreso Nacional de Pediatría y en su séptima reunión internacional de vacunas.

Les dije que me sentía muy contento de estar con ellos porque conozco el trabajo de los doctores en medicina, su misión, su profesionalismo, su entrega a la causa de la salud, cuanto más si esta causa está relacionada con la atención a los niños para que tengan un crecimiento y un desarrollo armónico.

De hecho, les dije, estuve tentado hace tiempo en proponer un juramento similar para mis colegas ingenieros químicos, al que ustedes realizan al recibir su título profesional, si el juramento de Hipócrates, sobre todo en la parte de su juramento que dice: Tendré a mi maestro de medicina en el mismo lugar que a mis padres, pero más me encanto su juramento al leer: "partiré con él mis haberes, y si necesario fuere, yo proveeré a sus necesidades; a sus hijos, los tendré como mis hermanos, y si ellos quisieran aprender el arte de curar, se lo enseñaré sin pago de ningún género y sin obligación escrita; instruiré con preceptos, con lecciones orales y con los demás medios de enseñanza a mis hijos, a los de mi maestro y a los demás discípulos que se me unan por convenio y juramento, conforme está determinado en la ley médica, y a nadie más".

Les tengo que confesar que me gustó mucho la atención y relación que tienen con sus pacientes, como se establece en el mismo juramento: "Estableceré el régimen de los enfermos de la manera que les sea más provechosa, según mis facultades y mi entender, y me abstendré de cometer todo mal y toda injusticia. Pasaré mi vida y ejerceré mi profesión con inocencia y pureza. En cualquier casa que yo entre, lo haré para utilidad de los enfermos, me abstendré de toda falta voluntaria y de toda acción injuriosa, corruptora o de seducción. Cualquiera cosa que yo vea, diga o entienda en la sociedad, sea en el ejercicio de mi profesión o fuera de ella, si es conveniente que no se divulgue, la guardaré en secreto con el mayor cuidado, pues considero el ser discreto como un deber en semejantes ocasiones".

Pero sobre todo, les dije, me encanta su compromiso con hacer el bien hacia la comunidad y hacia sus pacientes al decir: "Si observo con fidelidad mi juramento, séame concedido gozar felizmente de mi vida y de mi profesión, honrado siempre entre los hombres".

Imagínese el país que tendríamos si todos los profesionistas cumpliésemos con el juramento que se hace al graduarnos. En la Universidad Politécnica de Zacatecas su juramento nos dice: "Como profesionista, dedico mis conocimientos al progreso y mejoramiento del bienestar humano. Me comprometo a dar un rendimiento máximo, a participar sólo en empresas dignas, a vivir y trabajar de acuerdo con las leyes propias del hombre y el más elevado nivel de conducta profesional. A preferir el servicio al provecho del honor y la calidad de la profesión a la ventaja personal". El graduado termina diciendo: "Con respeto y honradez, hago el presente juramento".

En el Colegio Nacional de Criminólogos A.C., los graduados nos dicen: "Juro solemnemente por mi honor ejercer con ética y probidad la criminología. Apegar mi conducta tanto durante mi ejercicio profesional como en mi vida privada, a la más estricta moral y fidelidad. Ser equitativo, austero y cumplido en todos mis actos.

Aportar sin restricciones ni claudicaciones el máximo de mis conocimientos a la persecución del delito, la corrupción y el vicio. Velar por los intereses de la sociedad y sus instituciones. Proteger a costa de mi propia vida todo aquello que a mí sea confiado, incluyendo el secreto de lo que observe y escuche durante el desempeño de mi cometido".

Y al final terminan diciendo: "Si así lo hiciere, que mi conciencia me lo premie; si no, que mi agrupación colegiada me lo demande".


Volver arriba