Depresión en niños y adolescentes


No es nuevo que enfermedades antes relacionadas con personas adultas sean más frecuentes en edades tempranas; el tipo de actividad, el estrés de los acontecimientos diarios, la alimentación, falta de sueño, provocan que el cuerpo y la mente sufra deterioro antes de lo esperado.

La depresión infantil se ha vuelto un tema frecuente en las consultas médicas y psicológicas. La depresión es un trastorno grave del estado de ánimo que puede quitarle la alegría a la vida de un niño. Es normal que un niño tenga cambios de estado de ánimo o que esté triste de vez en cuando, ¿pero cuándo reconocer lo que es un estado de ánimo pasajero a un trastorno?

Iniciemos, ¿qué es la depresión?  "La depresión es una enfermedad que hace que usted se sienta triste, pierda interés en las actividades que siempre ha disfrutado, se aísle de los demás y tenga poca energía. Es diferente de los sentimientos normales de tristeza, dolor o falta de energía. La depresión también puede hacer que las personas se sientan desesperanzadas respecto al futuro e incluso piensen en suicidarse".

La depresión es una enfermedad. No es causada por falta de carácter ni por una personalidad débil. Cuando se tiene depresión, es posible que haya problemas con los niveles de actividad de ciertas partes del cerebro, o las sustancias químicas en su cerebro llamadas neurotransmisores podrían estar desequilibradas. Por decirlo sencillamente, un ´cablecito´ se desconectó.

La mayoría de los expertos creen que una combinación de herencia familiar (sus genes) y eventos estresantes en su vida puede causar depresión. Mas no es una regla general, sí, se encuentra una relación, pero no en el 100% de los casos, ni es una ley, que aquellos quieren algún familiar directo haya padecido depresión en algún momento de su vida lo va a desarrollar. El solo hecho de tener un familiar con depresión o situaciones estresantes de la vida no significa que tendrá depresión.

También puede deprimirse aunque no exista ninguna razón aparente.

Los síntomas de la depresión pueden ser difíciles de notar al principio. Varían según las personas y es posible que los confunda con no sentirse bien o con otro problema de salud.

Los dos síntomas más comunes de la depresión son:

· Sentirse triste o desesperanzado casi todos los días por lo menos dos semanas

· Perder el interés por la mayoría de las actividades cotidianas que usted solía disfrutar o no disfrutarlas, y sentirse así casi todos los días durante por lo menos dos semanas

Un síntoma grave de la depresión es pensar en la muerte o en el suicidio. Si usted o un ser querido hablan de esto o de sentirse desesperanzados, pida ayuda de inmediato.

Es muy importante no desestimar las alarmas que podamos identificar, algunas son muy sutiles, por lo cual no debemos confundirlas con cambios de estado de ánimo propios de la edad, ante cualquier sospecha, convoquen a una junta a los maestros, a su pediatra o doctor de cabecera; preferible pecar de exagerados.



Volver arriba