Desórdenes alimenticios


En semanas previas hemos compartido segmentos de la entrevista con la Dra. Jennifer Thomas, experta en desórdenes alimenticios, quien impartió una conferencia sobre Las Nuevas Fronteras en los Trastornos de la Conducta Alimentaria, así como un taller sobre Enfoques Cognitivo-Conductuales para los Trastornos de la Conducta Alimentaria, ambos eventos organizados por la Universidad de Monterrey. 

La doctora nos dio detalle de un nuevo desorden alimenticio, llamado ARFID:

"Mi equipo ha estado estudiando un nuevo desorden alimenticio, que acaba de ser reconocido durante el 2013 en el DSM, llamado ARFID (avoidant/restrictive food intake disorder). Se trata de un desorden que puede aparecer en cualquier etapa de la vida, sobre todo en niños. 

"Hay tres tipos de casos en los que se puede presentar este desorden, uno es en el que el paciente tiene miedo de comer por temor a ahogarse, vomitar o tener una reacción alérgica. Otro tipo es en donde el paciente simplemente no siente hambre y olvida comer, no siente placer al comer y no busca comida.

"Y hay otro grupo de personas que evitan ciertos alimentos o limitan su variedad por las texturas o sabores. Pero lo que unifica ARFID, sin importar la presentación o el tipo, es que quienes padecen este desorden batallan para comer lo suficiente, ya sea por volumen o por variedad de alimentos. Lo que lleva a consecuencias en la salud como deficiencias nutricionales o estar en un bajo peso, tal vez también ser dependientes de suplementos o incluso puede llevar a dificultades psicosociales.

"Dificultades a la hora de comer en fiestas, viajes o comer fuera; tanto de nuestra vida social gira alrededor de la comida que puede ser difícil si tienes miedo a ir a cualquier tipo de evento".

Es interesante cómo se diferencia este nuevo desorden con, por ejemplo, una anorexia nerviosa, ya que en el caso de ARFID no se observa el miedo intenso a subir de peso ni tampoco una distorsión de la imagen corporal. Es un desorden que va más allá de alguien meticuloso para comer, donde se van eliminando tanto alimentos de su dieta que se crea una lista corta de alimentos que sí permiten en su alimentación. Por lo que, como menciona la Dra. Thomas, se puede llegar a deficiencias nutricionales. 

Espero que hayan disfrutado tanto como yo esta entrevista, ya que los desórdenes en la conducta alimentaria pueden detectarse a tiempo y así evitar más consecuencias a futuro. Si sabes de alguien que tiene una relación tóxica con la comida y su imagen corporal, donde hay una constante preocupación y sufrimiento sobre las decisiones que toma en torno a su alimentación,  habla con él/ella y si se trata de ti mismo, busca ayuda. 

Porque si percibes como  "normal" la culpa y preocupación e incluso miedo después de comer, si consideras hacer ejercicio en exceso como remedio, si sientes que no puedes controlar lo que comes, si vas de dieta en dieta saltándote comidas o grupos de alimentos enteros... es importante que desarrolles una relación sana con la comida y cambies todos esos patrones de comportamiento tóxicos para ti. Puesto que uno de los placeres más grandes en esta vida es precisamente comer, darle a nuestro cuerpo todo lo que necesita para así obtener los nutrientes esenciales y sentirnos bien. 

Be Healthy. Be You.

Volver arriba