Deuda estatal fuera de control


La deuda de estados y municipios está fuera de control. La Ley de Disciplina Financiera aprobada por el Congreso es un referente, pero no impone condiciones de control o sanciones a los gobernantes que la violen. 

Recientemente, la Secretaría de Hacienda, a través del subsecretario de Ingresos, Miguel Messmacher, dio a conocer lo que públicamente llaman “semáforo de las deudas estatales”, mismo que servirá para que la Auditoría Superior de la Federación y las auditorías de los estados dar seguimiento a probables actos de corrupción o desvíos de recursos públicos por parte de funcionarios locales.

Ese sistema de alertas sólo generaría restricciones en las solicitudes y manejo de la deuda, las cuales deben de estar cumpliendo los gobiernos locales. En teoría, si un gobierno incumple con las restricciones entra la ASF y la local para establecer penalidades a los funcionarios públicos correspondientes. “En teoría”, hay mecanismos para frenar la necesidad de recursos financieros gubernamentales. Los gobernadores y alcaldes contratan deuda y dejan el pago para “el que sigue”. De esa manera hoy salvan el barco, pero al final de cuentas, pagan enormes sumas de dinero de intereses, lo que se refleja en la merma de beneficios a la sociedad. Los que ganan son los bancos. Y mira, estimado lector, no es malo contratar deuda, sino hacerlo irresponsablemente y con altas tasas de interés o términos desventajosos para los gobiernos. Dejar empeñados recursos federales o fiscales, es una herramienta que da certidumbre a los bancos, pero aún así, cobran altas tasas de interés. En el país, materialmente, ningún municipio se ha declarado en insolvencia; mucho menos un gobierno estatal. El semáforo es una herramienta importante pero insuficiente, mientras se continúe dando autorizaciones a gobernantes para empeñar el patrimonio de sus comunidades.

PODEROSOS CABALLEROS: Hoy seguramente estará el candidato a la presidencia de la República por el PRI en su asamblea nacional que se desarrollará en la Ciudad de México. La crema y nata del priísmo está reunida y escuchará el mensaje del presidente Enrique Peña Nieto quien, al término de estos trabajos políticos, demostró control total sobre las filas tricolores, presididas por Enrique Ochoa y Claudia Ruiz Massieu. Ahí estarán Miguel Ángel Osorio Chong, José Antonio Meade, Aurelio Nuño, José Narro, Enrique de la Madrid, Manlio Fabio Beltrones, entre otros más. Quedó claro en las conclusiones de las mesas de discusión priísta en días pasados: pese a los anuncios de tormentas severas, hay disciplina partidista. Pero, ¿Ochoa contendrá las emociones políticas de una caballada que está engordando en el establo de Insurgentes y Violeta?

• • •

Hace unas semanas, el gobernador zacatecano, Alejandro Tello, regresó al paupérrimo municipio de Mazapil que gobierna el expriísta Gregorio Macías, para visitar de la empresa italiana Enel Green Power, una de las generadoras de energía eólica más grande de México. Con su proyecto “Vientos del Altiplano”, que se replica en Coahuila, gobernada por Rubén Moreira; Jalisco, con Aristóteles Sandoval; Tamaulipas, con Francisco García, y Aguascalientes, con Martín Orozco, produce 100 mw para la CFE y empresas privadas. Los ejidatarios de Mazapil, según Macías, quisieran 20 empresas limpias como ésta y no minas como Goldcorp que no cumple compromisos. Ah, y de los compromisos de Tello, ninguno se ha cumplido en Mazapil.

• • •

Rafael Márquez, el capital de la Sección Mexicana de futbol, mientras define su situación jurídica, quedó sin un centavo en la bolsa. Esas observaciones hechas por el gobierno de Estados Unidos llevan años de disputas en tribunales y, en caso de tener responsabilidad, el dinero de sus empresas y suyo quedará a disposición del gobierno de Estados Unidos.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA: Fundación BBVA Bancomer, bajo los lineamientos de Luis Robles Miaja, y la Secretaría de Educación Pública, liderada por Aurelio Nuño, destinaron una inversión conjunta a nivel nacional de $30 millones de pesos para apoyar durante sus tres años de secundaria a los jóvenes ganadores de la Olimpiada del Conocimiento Infantil.



Volver arriba