El crucificado


Arrogante y crecido, fiel a su estilo, quizás creyéndose el favorito de los dioses, el en otros tiempos héroe del libro vaquero y actual Jinete sin Cabeza pero aún con licencia, sintiéndose más santo que el enmascarado de plata y el más bendecido de los mortales al haber sido tocado por la gracia divina –según su propia conciencia–, en estos Días Santos ha sido apedreado justamente al castigo que merecen sus aparentes y deshonestos actos en el acopio de firmas, y ha sido juzgado sin un juicio legal, sino por el de la conciencia popular, en el recorrido exhibido de sus tropelías que se le transformaron en un auténtico calvario para ser crucificado públicamente sin cruz y sin clavos y quedar expuesto bajo la hoguera de las brasas de la desaprobación y el repudio, en las formas de un ensartado cabrito al pastor.

Porque en la arrogancia de creerse y sentirse el todo poderoso dueño de la ley, la verdad y la justicia, apretando los dientes en la impotencia de su evidente rabia desde dentro de un delineado apuntador formal y seriamente redactado, sacó a pasear por medio de un video tuitero, en un estilo muy distinto a su reconocido, folklórico y explosivo vocabulario, todos los demonios en contra de los “entacuchados” que le han dejado fuera de la histórica contienda presidencial que se avecina, mientras que en el improvisado plan C –ese que nunca fue considerado– arrecian los “broncobots” exigiendo la presencia del reciente difunto en las boletas, que busca a como dé lugar convertirse en nuestro moderno salvador, en el nuevo “Jesucristo resucitado” de las tecnologías y las redes sociales.

Y como el muerto y el arrimado a los tres días apestan, ni la autoridad electoral ni el estado que él mismo dejó tirado y abandonado al escuchar el canto de las sirenas presidenciales le quieren de vuelta en el camino de sus días, y al contrario: pende ahora sobre su descabezado pescuezo el riesgo de ser llevado a proceso por las tropelías encontradas en el mega engaño de la recolección de firmas para avalar sus intenciones de llegar a las boletas.

Pero lejos de reconocer las trampas y triquiñuelas de su equipo de campaña y arrepentirse de ellas, el ahora apedreado y crucificado Jinete sin Cabeza no se irá derechito al infierno, según se desprende de las declaraciones del papa Francisco en el diario italiano La Repubblica, pues en ellas declaró que el averno no existe. “Las almas malas no son castigadas; las que se arrepienten obtienen el perdón de Dios y se suman a las filas de las almas que lo contemplan; pero las que no se arrepienten, no pueden, por lo tanto, ser perdonadas… No existe el infierno, existe la desaparición de las almas pecadoras…”.

Y eso es precisamente lo que más desean no sólo las organizaciones empresariales, grupos civiles y auténticos ciudadanos independientes que se han manifestado, según una encuesta rápida hecha por El Horizonte el viernes pasado, donde un aplastante 76% se expresó sencillamente en contra de su aparición nuevamente en el gobierno, es decir, en contra de su regreso a la silla ejecutiva que dejó abandonada en el estado, para subirse a la silla de montar y montar con ello y su cuaco andar el episodio de su engaño con alcance nacional.

Y pese a que la autoridad electoral manifestó al revocarle el registro como candidato al no haber llegado auténticamente al umbral requerido, haber encontrado una serie de anomalías entre el dobleteo de firmas, falsificación de credenciales y autógrafos, y la inclusión de cientos de miles de registros geo territorialmente emitidos en un misma ubicación y a deshoras de la vida cotidiana de la normalidad, nuestro apedreado y crucificado aspirante a nuevo mesías no da su brazo a torcer y se ha victimizado, casi casi poniéndose su corona de espinas para darle más dramatismo a la escena, al tomar como escudo la falta de respeto de la autoridad, sobre los cientos de miles que según él, apoyaron con su firma, el proyecto (sic) que descabezadamente, encabeza.

Pero además de ello, una cascada de investigaciones en torno a las anomalías no sólo en el procedimiento de registro de apoyos firmados, sino 17.3 millones de razones de a peso no justificadas debidamente en sus sospechosas aportaciones en los gastos de la administración de su campaña, hacen que el proceso indagatorio que se le deberá seguir, se pronostique tan largo y tan negociado de la mano del ahora “santificado” cinismo del recientemente crucificado.

Por lo pronto, ante la exposición de la inmundicia y suciedad de todos estos hechos, los nuevoleoneses nos hemos quedado más que agraviados con el deshonesto, poco ético y poco honroso aparente actuar de nuestro recién crucificado Jinete sin Cabeza; sin embargo, nos quedamos con la esperanza y las expectativas muy altas de que con el tiempo surja para este caso la verdadera justicia divina, esa que pone a cada quien en el lugar que sus actos le tienen bien merecido.

Por hoy es todo, amable lector. Medite lo que le platico, disfrute la vida y al máximo a su familia, esperando que el de hoy sea para usted un reparador domingo. Nos leemos en cabritomayor.com, donde podrá encontrar todas nuestras columnas políticas, además de las más importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en “Crack” nos tendrá el próximo viernes en “Por los Senderos Taurinos” y aquí mismo dentro de ocho días.



Volver arriba