El futuro de la Universidad


""La Universidad, digan lo que digan, tiene un prometedor futuro" - Ricardo Rivero Ortega, rector de la Universidad de Salamanca, mayo 2018

· Dentro de la evidente emoción del IV Encuentro de Rectores Universia 2018, el doctor Rivero Ortega obvió mencionar que es lo que se dice y quienes lo están diciendo. Podemos conjeturar que los "detractores" los vamos a localizar fuera del ámbito de la educación superior tradicional. Para los académicos a ultranza: "una universidad cuya misión es la empleabilidad, si bien es rentable, no está enfocada a la esencia de la universidad"; "las instituciones de educación superior deben ir más allá de proveer de talento a las empresas; deben ser palancas de transformación de las sociedades"; "la investigación ha sido y debe seguir siendo una de las misiones de la universidad". ¿Estaremos hablando de productos diferentes?

· Los estudios de Abernathy y Utterback, demuestran que las grandes empresas focalizan su esfuerzo en transformar –optimizar- los procesos, más que en innovación del producto; las transformaciones disruptivas de un producto se gestan y evolucionan en organizaciones más pequeñas, fuera de la industria en cuestión. Así, los contenedores de plástico no se desarrollaron dentro de la industria del vidrio; el video y la fotografía electrónica fueron productos innovadores fuera del ámbito de la fotografía tradicional. En todos los casos, estas invenciones incorporaron productos substitutivos que reconfiguraron a la industria respectiva.

· Los presuntos invasores de la educación superior, tales como Blackboard, Drexdel University Online, Google Analytics Edu, Cursera, edX, afirman: "nuestro sistema educativo es insostenible y poco equipado para un mundo global que cambia constantemente"; "no se ha visto una verdadera disrupción en la academia, aunque tal vez esté por venir"; "si el modelo de clase presencial se está tambaleando, veamos que va suceder con las generaciones que nacieron con la Internet"; "la universidad del futuro demanda procurar que el estudiante aprenda por cuenta propia, pero también monitorear qué es lo que está aprendiendo".

· El ajuste en la "industria" de la educación superior es inminente: las universidades tradicionales permanecerán, formando grandes conglomerados educativos orientados a la investigación, la formación en artes liberales y el desarrollo de líderes sociales; un creciente número de nuevos jugadores proveerán las demandas explícitas de las empresas con un nuevo talento capaz de aprender por cuenta propia; las universidades corporativas se abocarán a preparar "justo a tiempo" líderes, administradores y técnicos, en base a una demanda focalizada en sus estrategias corporativas.

· Como escribió el poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen: "toca las campanas que todavía producen sonido... hay una grieta en todo, y así es como entra la luz".


Sigue leyendo...
Volver arriba