El maquillaje ayuda


Ayer saludé a un querido amigo, uno de los viejos lobos de la crónica deportiva y de las mejores voces de este país en el tema del relato futbolero...

Cronista con varias Copas del Mundo en su trayectoria, que dejó Televisa hace algunos ayeres, siguió por ahí en la radio de Monterrey y la televisión lagunera y ahora vive de sus rentas... se llama Alejandro Tovar Medina y es un ‘crack’ de la crónica deportiva. No payasadas como muchas que ahora existen...

Alejandro me comentaba de la molestia y el ‘pancho’ que hizo hace unos días Chepo de la Torre cuando metió a un jugador llamado Diego de Buen como cambio, hizo una entrada muy imprudente a Orbelín Pineda, de Chivas y eso le costó la roja.

...Pero Chepo se olvida cuando hizo algo similar en aquella Final de Invierno 98 entre Chivas y Necaxa, golpeando a Ramón Ramírez, en una falta que debió ser roja y que Pascual Rebolledo, el silbante (que, por cierto, falleciera el año pasado) se guardó... como se guardó también el silbato para no repetir un penalti que Adolfo Ríos le detuvo a ‘Beto’ Coyote, dos y medio metros adelante de la línea de gol, en ese mismo juego.

Desde hace muchos años lo hemos dicho y escrito: Para pitar un penalti en el minuto 90 o repetir uno en una Final, no se necesitan muchos... con dos basta, pero muy bien puestos. Y obviamente, Pascual no llenaba ese requisito.

Los Rayos ganaron ese título por 2-0 con tantos de Vázquez y Chava Cabrera, pero ahí quedó ese apunte histórico...

Y cierto... algunos entrenadores no tienen memoria.

Uno de ellos, dirige ahora al Monterrey, –me decía Alex– que quiere ahora que todos corran, pero cuando él jugaba, la quería siempre al pie ‘porque esas eran sus características’...

Cierto. Célebre el argentino, trotando, siempre de puntitas. Correr, marcar, naaaa.... que corran los demás. Y menos si él o sus cuates habían apostado en contra de las rayas...

---

Este sábado debe llegar el final de la crisis por la que atraviesan los dos equipos regios.

Los Rayados enfrentan a los Pumas de Paco Palencia y los Tigres visitan a un equipo que le dicen el Pachuca y que tiene la bonita costumbre de andar ganando campeonatos en tierras fuera del estado de Hidalgo, y si es por el rumbo de San Nicolás o Cd. Guadalupe, mejor.

El Monterrey no termina de carburar. Los simplistas dicen que no se preocupen, que como llega tantas veces al arco, entonces el gol y los triunfos caen en cualquier momento.

De lo que no estamos tan seguros es que si la forma de jugar es la mejor y más adecuada, la que quiere su afición.

Claro que muchos ‘villamelones’, la gran mayoría, no ve cómo juega su equipo o no le importa; lo que más le interesa es que aunque juegue mal, pero que gane.

Nomás que en este momento está pasando sólo lo primero; lo segundo, no.

Y aunque ganara, habría que ver la forma.

Se nota que el señor entrenador está ‘encartado’. Primero, porque no tenía los jugadores adecuados; hoy, porque los tiene, pero no sabe dirigirlos para participar de un esquema bien definido de juego, ese tipo de estrategia que funciona con quien esté en la cancha; si los jugadores son de calidad, es obvio que el nivel del ‘perfomance’ registra niveles más altos, pero se nota, se percibe que juegan a algo, no en ‘tírasela larga al morenito’ o ‘dásela al gordito para que la resuelva solo’... por ahí le atinan al arco y ‘callamos bocas’.

Claro, el maquillaje ayuda, a cubrir las ‘imperfecciones’, dicen los vendedores de cremas, para no decirles defectos, ni feítas a las que llegaron tarde a la repartición de belleza.

¿Y de los Tigres qué me cuentas?

Pues por el estilo...

Por menos, algunos entrenadores ya no tiene trabajo, pero siempre confían a ciegas en el bigote justiciero que tienen como entrenador.

Si la cosa no jala, ni le busques mucho.

Como en Rayados, tienes la materia prima, pero no puedes hacer algo bueno con ella, ya sabemos dónde esta la falla...

Si los ingredientes son de calidad y el pastel no sale bueno, que le pidan cuentas a los pasteleros.

Ahora... que los directivos tengan la personalidad para pedirles su renuncia, eso ya es otro cantar.

No les pidas imposibles...

Pero eso no fue lo que comenzamos diciendo, sino que este fin de semana, las aguas pueden volver a tomar su cauce en los equipos regios... o no.