El mejor equipo gana


El concepto de equipo está gastado y deslavado en las organizaciones, sin embargo, sigue siendo de gran relevancia para éstas y para todos los que forman parte de ellas.

• En los eventos deportivos es más fácil descubrir el valor de los equipos porque la competencia es obvia y los resultados también.

• Sin duda, el mejor equipo es el que gana, pero lo interesante está en consensuar qué significa eso que calificamos como “mejor equipo” y tratar de aprender de esto con la convicción que al menos se tratará de replicar en otras organizaciones.

• Adam Robinson aborda estos temas con una perspectiva original en su nuevo libro “The Best Team Wins” y se refiere al concepto de “Contratación predictiva” como base para construir el negocio.

• Robinson dice que por lo general, la capacidad para hacer buenas contrataciones es precaria en la mayor parte de las organizaciones y que en los siguientes veinte años la habilidad que separará a los gerentes mediocres de los realmente excepcionales será la de encontrar, reclutar, contratar y retener gente de alta calidad.

• Lo anterior despliega un sinnúmero de cualidades, de tareas y competencias que deben llevarse a cabo para lograr destacar en esto en la organización y luego poder competir al más alto nivel en el ámbito en el que habitualmente se desempeñe.

• Contratar a profesionales para que provean un servicio de apoyo garantizado es una forma de avanzar de forma inmediata en el proceso de integrar a los mejores en su empresa e integrar líderes con cualidades suficientes para continuar de forma habitual con esta habilidad, como parte de la cultura de la organización y como característica distintiva de excelencia.