El Paredón... ¡porque las paredes oyen!


VIDA PRIVADA

La salida voluntaria de Jesús Manuel Corona de la Selección Nacional, por motivos personales, ha generado una vorágine de polémica en los medios de comunicación.

Hay quienes señalan que se deben de respetar las vidas privadas de los futbolistas, pues sus problemas no deben de interesar al público en general.

Por otro lado, las voces de otro sector de los medios que dicen que los jugadores son personas publicas y que sus vidas privadas son del interés general.

¿MENTIRAS?

Bueno, cada quien y su conciencia, pero -por lo pronto- ya salió la esposa del ‘Tecatito’ a criticar a un sector de los medios que manejan la versión de que la ‘crisis emocional’ vino por el lado de su familia política.

Que hay un pleito legal fuerte a causa de disputa de propiedades, y que de ahí que Corona tuviera su cabeza en otro lado que no es el Tri Azteca.

De ahí que se acusen a estos medios de vender mentiras, pero lejos de informar a la opinión pública, pues la señora ya se subió al ‘ring’, pero no dice ‘esta boca es mía’.

Se falla a la congruencia cuando se sale a gritar ‘¡foul!’, se acusa a una parte, pero no se brinda una versión oficial.

INMEDIATEZ

Vivimos eras inéditas en lo que a la comunicación se refiere.

Hay quien habla que lo que en su momento fue la industrialización para la historia de la humanidad, hoy lo es la información.

Información es poder... y mientras más inmediata es, más efectiva y con más alcances.

Las redes sociales vinieron a destronar a televisión y radio en este sentido.

Se despiden a jugadores, estrategas y hasta periodistas por redes sociales, mucho antes de que los implicados se enteren. Y hasta se hacen novelas... y la gente opina sin saber. Se crean ídolos y se destruyen reputaciones en un lapso de 140 caracteres.

PROBLEMAS

Un reportero sale y anuncia un interés de cierto equipo por un jugador equis, de inmediato el jugador publica el desmentido y los aficionados van y ‘cocorean’ a otro comunicador, el otro se gancha, el primero le contesta... y se hace un teatro.

¿No se dan cuenta del juego en el que caen?

¿Que sus jefes se dan cuenta, sus familias, sus amigos?

¡Y los ‘troles’ ahogados de risa!

Pero bueno, se da en todos los terrenos.

Pregunten a Gonzalo Pineda, que le pide respetuosamente a Carlos Reinoso que no le diga ‘m’ijo’, y de inmediato los ‘maestristas’ le dicen de que morirá y a que horas.

¿Me explico?

¡LÁSTIMA!

Pues sí, se acabaron los tiempos de aclarar de manera personal los problemas, se prefiere nutrir a los morbosos... y en el momento, delante de todos, pedir explicaciones.

Lo que se puede arreglar entre implicados, malos entendidos y situaciones, se prefiere dilucidar ‘a la brava’.

Señal de los tiempos, que incluso afectan al deporte.


Volver arriba