Ana RentMonterrey
Más del autor

Fuerza Civil: ¿proteger y servir?

La lección de la elección

¿Elección de estado?


Decía Abraham Lincoln que se puede engañar a parte del pueblo parte del tiempo, pero no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo. Y es que las ilusiones pueden durar poco cuando quien creyó empieza a dudar... A final de cuentas el poder puede hacer que unos cuantos dejen de simular tan siquiera la vergüenza, eso ocurre después de que las máscaras caen, así de pronto como cuando cae el telón al terminar la función, y acto seguido se encienden las luces.

En unas semanas más, los ciudadanos acudiremos nuevamente a votar, ya que se realizará la elección para alcalde regio, debido a que en las pasadas elecciones se registraron irregularidades que violentaron el proceso, por lo que el mismo fue falto de transparencia y certeza, como lo determinaron los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Mientras esto ocurre, un Concejo Municipal de Monterrey se hará cargo de la administración, y será encargado de hacer la transición al nuevo gobierno cuando el tiempo lo determine.

En un principio, el Concejo Municipal de Monterrey tenía espíritu completamente ciudadano, ya que serían los ciudadanos quienes se encargarían en estos meses. En el Congreso todos los partidos estaban de acuerdo en que fuera la ciudadanía quien lo conformara, todos menos el PAN, quienes comenzaron a proponer a sus figuras políticas, como por ejemplo Jesús Hurtado (secretario de Ayuntamiento de Margarita Arellanes). Con esas propuestas, los panistas rompieron con la vía ciudadana para concejales, y todo se complicó.

Después de que los panistas quisieran hacer político el Concejo, el resto de los partidos comenzó a colocar sobre la mesa a sus figuras. No se lograban poner de acuerdo con quién sería el presidente. Desfilaron cientos de nombres de quienes podrían ser concejales, casi casi estaban jugando ajedrez, y cuando parecía que iba a resolverse el tema se volvía a trabar... No fluía.

El viernes, el gobierno estatal anunciaba que tomaba el control de la Policía Regia. El sospechosismo se activó de inmediato entre la ciudadanía, por supuesto que era raro que el gobierno estatal quisiera meter las manos, y más cuando se estaba a punto de nombrar al Concejo... ¿Por qué tomar esa decisión? ¿Qué pretendía Jaime Rodríguez? Aunque en ese momento sólo llegó el anuncio en papel, pero la alerta tendría razón de ser.

El lunes, el secretario de gobierno, Manuel González, acudió al Congreso donde se realizó la Glosa del tercer informe de Jaime Rodríguez Calderón. González sorprendió, porque como de costumbre no atendió los cuestionamientos de los diputados sobre las crisis que se viven, sino que ahora hizo papel de magistrado, y se desvió de los temas al emitir sus opiniones sobre la elección regia.

En resumidas cuentas, Manuel muy enojado expuso en el Congreso que Adrián de la Garza no había ganado la elección, que no se había respetado la voluntad popular y que así lo había determinado la autoridad. Ante esto hay algunas preguntas... ¿Manuel no conoce el fallo que dieron los magistrados de la Sala Superior? ¿Desacredita lo que dicta una autoridad tan seria? ¿Avala la falla en la cadena de custodia de los paquetes electorales? ¿Por qué está tan distraído con un tema que no le compete? ¿Qué interés le motiva? ¿Se quitó las máscaras sin reflexionar? Porque queda claro que él y el gobierno del "Bronco" están apoyado abiertamente a Felipe Cantú.

En 2015 Jaime Rodríguez y Felipe Cantú compitieron por la gubernatura, en esos días ser candidatos no era lo único que tenían en común, ya que ambos harían lo que fuera para que el PRI no obtuviera el gane. La moda del "Bronco" era mucho más potente que la campaña del panista; sin embargo, para el primero era muy necesario el apoyo del segundo. La historia cuenta que, al verse débil, Cantú decidió apoyar a Rodríguez, por lo que se cuenta que el día de la elección los operadores panistas movilizaron el voto para el independiente, acuerdos son acuerdos... Lo demás ya lo conocen, se deben favores.

Ese mismo día, por fin se pusieron de acuerdo en la conformación del Concejo Municipal de Monterrey, y nombraron como presidente a Bernardo González, quien era titular de la Secretaría de Seguridad Pública en el gobierno de Jaime. Bastarán unos días para darnos cuenta si Bernardo actuará, como lo ha hecho hasta hoy, de forma profesional y sin intereses políticos; o si, por el contrario, se convierte en el títere de un gobernador que desde ya tiene todas sus manos metidas en la elección regiomontana.

Una alerta más de que Jaime Rodríguez pareciera tener interés en la elección regia es que sacó de la boleta a su candidato independiente Aldo Fasci, para así mover esos votos a su conveniencia. Además, es sospechoso que sea precisamente Aldo quien quede frente de la SSP.... ¿Acaso el excandidato usará la fuerza de su policía con fines político-electorales?

Con estos hechos se pronostica que la elección a la alcaldía de Monterrey pueda llegar a convertirse en una elección de Estado, algo peligroso para la democracia y para Nuevo León, y ante esto, los únicos que podríamos salvar el resultado somos los ciudadanos.


Sigue leyendo...
Volver arriba