Empatía en forma de semilla de aguacate


México es el corredor migratorio más transitado del mundo. Lo dice la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), al ser Estados Unidos el principal destino de la migración mundial. Se estima que 150 mil personas ingresan al año de manera irregular al país; incluso, organizaciones de la sociedad civil afirman que son cerca de 400 mil, cifra difícil de contrastar, ya que al carecer de papeles oficiales, no hay un registro certero de datos.

De acuerdo a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, de 2011 a 2015 las autoridades han rechazado 8 de cada 10 peticiones de refugio, dejando en un limbo de vida a miles de personas, demostrando la complejidad del tema migratorio.

¿Es posible crear una iniciativa sustentable, que apoye a los migrantes y hacer comunidad? Con esta pregunta en mente, los fundadores de la asociación Juventud Unida comenzaron a darle forma a Zito, iniciativa social que le da la oportunidad a migrantes de fabricar productos artesanales a partir de la semilla del aguacate. En resumen: biotecnología al servicio de los que menos oportunidades tienen.

“En nuestra región, hay más de 12 mil toneladas de semillas de aguacate que se desperdician cada día. Al procesarlos, podemos convertirlos en productos alimenticios y de higiene de alto valor agregado”, expresan Maximiliano Montoya y Mantaro García, integrantes de Zito.

La dinámica es la siguiente: los voluntarios de esta iniciativa recolectan semillas de aguacate de empresas procesadoras y tiendas de conveniencia, las llevan a casas de migrantes, en donde enseñan a quienes lo deseen a procesar este residuo mediante un método patentado para crear champús, jabones, emulsificadores y cosméticos. 

Los migrantes trabajan de tres a cinco horas al día y reciben una remuneración diaria -superior al ingreso mínimo establecido por el Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social)- al producir artículos que luego son comercializados por voluntarios en mercados artesanales de la ciudad, generando un ingreso que retorna a apoyar el mantenimiento de las casas de migrantes.

Formado por estudiantes y recién graduados de ingeniería de desarrollo sustentable, derecho, finanzas, biotecnología y creación y desarrollo de empresas, esta iniciativa se encuentra en campaña de fondeo para obtener los recursos que harán posible el arranque del proyecto.

El cierre de la campaña es el 20 de septiembre y la meta es reunir 8 mil pesos para adquirir reactivos, glicerina, conservadores y fragancias, así como un molino para triturar semillas y comenzar operaciones en un albergue de Monterrey.

Sé parte del cambio y dona para hacer realidad esta iniciativa en http://bit.ly/2xtckhe

Para más información sobre el proyecto, visita: 

FB / Zito Group Global





Sigue leyendo...
Volver arriba