OpiniónMonterrey
Más del autor

AMLO: honestidad o socialismo

La generosidad regiomontana

Urbanismo táctico: pequeño milagro

Los ´méritos´ de Ebrard para desplazar a Vasconcelos de la cancillería mexicana en el gobierno de AMLO

La gran puesta en escena

Verdaderos milagros

Estimados lectores, lean, lean y vuelvan a leer

Enfoque estratégico


Para mi es claro que el futuro no está creado aún, el futuro –nuestro futuro– lo podemos crear aterrizando en acciones concretas nuestros sueños. nuestros deseos, nuestras metas. Un camino que yo les recomiendo seguir es el camino del enfoque estratégico. Que no es otra cosa que decidir de una manera sencilla lo que deberemos estar haciendo en el futuro.

La primera pregunta que debemos de responder es la siguiente: ¿cuáles son los factores clave que inciden en las actividades que realizo en mi vida personal o realizamos en nuestra organización? 

En el caso de una universidad yo respondería: los programas académicos; el ambiente de enseñanza-aprendizaje; las instalaciones académicas (laboratorios, bibliotecas); acceso a las TIC´s, los profesores, la promoción para atraer alumnos.  

Después de eso nos debemos de preguntar, ¿cuál es la situación actual de cada uno de esos factores; y cuál es la situación futura que deseamos en cada uno de ellos? Para finalmente decidir lo que se tiene que hacer para pasar de la situación actual a la situación futura. 

La segunda pregunta que debemos responder es la siguiente: ¿qué factor clave tenemos que cambiar drásticamente para tener un mejor futuro? En el caso de una universidad yo resaltaría el tema de la promoción de la institución académica. Enriqueciéndola con la promoción que se puede lograr a través de las redes sociales y los diferentes medios de comunicación que se tienen en las TIC´s.

La tercera pregunta es la siguiente: ¿qué producto, servicio o actividad nueva podemos implantar? En el pasado, en el Tecnológico de Monterrey se implantó la carrera de ingeniero en sistemas computacionales por primera vez en nuestro país, así como el uso del Internet. Hoy recomendaría implantar una escuela o programa para capacitar inventores, la cual tendría tres esquemas: fortalecer su hábito de estar buscando oportunidades de productos o servicios nuevos; entrenarlo para que pueda registrar o patentar su invento; entrenarlo para que lo pueda vender exitosamente.

La cuarta pregunta es la siguiente: ¿qué amenaza externa tenemos que pueda afectar nuestro futuro? En el caso de nuestro país, es la eliminación o modificación drástica del Tratado de Libre Comercio que se tiene con Estados Unidos y Canadá. En el caso de las universidades que tienen un sistema educativo tradicional, una amenaza son los cursos MOOC (massive open online courses), cursos en línea dados por excelentes profesores de universidades destacadas. Claro que la pregunta que nos debemos hacer es: ¿qué tenemos que hacer para protegernos de esa amenaza? Una posible solución para las universidades es incorporar esos cursos al sistema tradicional de enseñanza. 

La quinta pregunta es la siguiente, y viene del enfoque que el presidente Kennedy quiso hacer al decidir que él quería tener un hombre en la luna, que implica preguntarnos ¿qué cambio de paradigma quisiera yo implantar en mi vida o en mi organización? En mi tiempo, en el Tecnológico de Monterrey decidimos implantar la Universidad Virtual usando la comunicación vía satelital y el Internet para ofrecer los cursos a decenas de lugares en nuestro país. Diría que fue el primer modelo de los cursos MOOC.

En resumen, las cinco preguntas que debemos hacernos en este enfoque estratégico son:

1. ¿Cuáles son los factores clave que inciden en las actividades que realizo en mi vida personal o realizamos en nuestra organización?

2. ¿Qué factor clave tenemos que cambiar drásticamente para tener un mejor futuro?

3. ¿Qué producto, servicio o actividad nueva podemos implantar?

4. ¿Qué amenaza externa tenemos que pueda afectar nuestro futuro?

5. ¿Qué cambio de paradigma quisiera yo implantar en mi vida o en mi organización?

Este enfoque lo podemos aplicar a nuestra vida personal, profesional, familiar, organizacional hasta en política-campañas electorales.

Desde luego, después de responder estas preguntas necesitamos pasar del dicho al hecho.


Volver arriba