OpiniónMonterrey
Más del autor

Peña Nieto dice que la corrupción es cultural; a mí se me hace que no

Los tres vicios de ciudadanía: la indiferencia, el ´importapoquismo´ y la ignorancia

Las deficiencias de un inmigrante digital

Debate ¿para qué?

En defensa del individuo

Los rudos, los rudos, los rudos, ¡los ruuuudos!

Ramón de la Peña Manrique

Evitemos estos arrepentimientos


Me encantó un mensaje que recibí ya hace buen tiempo, el cual relata la reflexión de una enfermera, Bronnie Ware, quien durante muchos años trabajó en el área de cuidados paliativos (que son los cuidados que se le dan a un paciente que tiene una enfermedad grave o mortal. Estos cuidados tratan de atender los problemas emocionales, físicos, prácticos y espirituales que resultan de este tipo de enfermedades. Los familiares de la persona enferma pueden recibir también este tipo de cuidados para atender sus problemas emocionales).

Los pacientes de esta enfermera eran las personas que habían ido a su casa a morir, obviamente ha de haber pasado momentos muy especiales, pues ella estaba con estas personas en sus últimas semanas de vida. Ware nos relata lo que dichas personas le contestaron cuando les preguntaba acerca de las cosas que les hubiera gustado haber hecho durante su vida. Sus respuestas son impactantes, pero sobre todo deben de ser motivo de reflexión para cada uno de nosotros. 

En su mensaje, la enfermera Ware menciona cinco de los arrepentimientos más comunes que escuchó de sus pacientes: 

1. Primero menciona el arrepentimiento más frecuente entre sus pacientes: "Hubiese deseado haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, y no la vida que otros deseaban para mí".

2. El segundo está relacionado con la excesiva importancia que se le da al trabajo:

"Desearía no haber trabajado tanto y tan duro". 

3. El tercero está relacionado con expresar y decir nuestros sentimientos: "Desearía haber tenido el valor de expresar mis sentimientos", sobre todo con nuestra familia y nuestros amigos.

4. El cuarto está relacionado con el usar nuestro tiempo en las cosas importantes de la vida: "Desearía haber estado más tiempo con mis amigos" y disfrutar la vida con nuestra familia. 

5. El quinto está relacionado con la gran estrategia que deberíamos implementar para tener una vida plena: "Desearía haberme dejado ser más feliz", muchos de sus pacientes se dieron cuenta hasta el final de su vida, que la felicidad es una elección que cada uno de nosotros debería de tomar. 

Es por eso que la enfermera Ware resalta conceptos importantes a tomar en cuenta para tener una vida plena: 

1. "Cuando la gente piensa que su vida está a punto de terminar y miran hacia atrás, es fácil ver cómo muchos sueños se les han ido sin ser cumplidos". Aterrizar nuestros sueños en acciones concretas es la esencia de nuestra planeación estratégica personal. 

2. "La salud da una libertad que muy pocos reconocen, hasta que ya no la tienen". La salud física, emocional, espiritual y mental la tenemos que fortalecer a través de nuestra vida.  

3. "Simplifica tu estilo de vida; es muy posible que no necesites los ingresos que crees que necesitas. Así tendrás más espacio en tu vida, y podrás ser más feliz y más abierto a nuevas oportunidades".

4. "Muchas enfermedades se desarrollan como resultado de la amargura y el resentimiento que llevamos dentro". Cuidado con el miedo, el odio, el rencor y la soledad.

5. "Es muy frecuente para las personas que tienen un estilo de vida muy ocupado descuidar a sus amistades, pero al final de la vida todo se reduce a las relaciones de amor y de amistad" con la familia y con los amigos. 

6. Pero finalmente nos dice: "La vida es una elección. Es tú vida. Elige conscientemente, elige sabiamente, elige honestamente. Elige la felicidad". Claro, lo mejor es elegir ser feliz.

Finalmente, les comparto algunos mensajes esenciales de Gabriel García Márquez, relacionados con la felicidad: 

"Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy contigo; un verdadero amigo es aquel que sostiene tu mano y toca tu corazón; nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa; no pases el tiempo con alguien que no está dispuesto a pasarlo contigo; la vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir". 


Volver arriba