Fallaron las formas


Esta semana, uno de los temas que más se comentó en el futbol americano local fue la forma en cómo la gente de Borregos Toluca tuvo contacto con jugadores de Tigres, lo que a final de cuentas trajo consigo la partida del joven Mike Patiño.

El fondo del asunto no es que un jugador cambie de equipo y de institución, en el programa deportivo de Auténticos Tigres es una situación que no preocupa, ya que no es el primero... ni será el último elemento que deje al conjunto y se vaya a defender los colores de otra escuadra.

Aquí el problema fueron las formas en cómo actuó el ITESM Toluca y su entrenador Horacio García, quienes aprovechando la visita de Tigres Intermedia a dicha ciudad, fueron directo al partido... y sin avisar al coach Juan Antonio Zamora, responsable del programa auriazul, se acercaron a los muchachos y sus padres de familia para invitarlos a jugar en Borregos.

La UANL es una institución de puertas abiertas, si alguien quieren platicar con algún jugador de los Auténticos... ¡adelante!, ya lo hizo el coach Hugo Lira, de Borregos Puebla, pero siguiendo los caminos correctos.

El joven habló con ellos y lo convencieron, y hoy está en dicho equipo... sin problema alguno. Pero la forma de proceder del Tec Toluca y su gente no fue la indicada.

Esto de querer platicar y ofrecer becas deportivas para los jugadores de Tigres -por aquí y por allá- habla del buen trabajo que se hace en la UANL en cuanto al futbol americano, ya que no es uno, ni dos, ni tres... son muchos los muchachos que hoy interesan a más de un equipo.

El hecho de contar con tres equipos, uno por categoría, todos ellos con su staff propio y con entrenadores capacitados, además de una liga interna muy sólida y que cada año crece, algunas veces en número de jugadores, otras en cuanto a equipos pone en claro que en la Autónoma de Nuevo León se trabaja para lograr la excelencia en todos los aspectos, incluyendo el deporte de las tacleadas.

Es así como hoy, Auténticos Tigres de la UANL es un punto de referencia... no sólo para los coaches, sino también para periodistas, quienes cada día siguen más a sus conjuntos representativos e incluso viajan a Monterrey para conocer cómo es que trabaja el coach Juan Antonio Zamora con su gente para llevar a sus muchachos a un nivel que para los rivales es sin duda el equipo a vencer cada temporada.

Por cierto, el jueves pasado, el coach Frank González despertó las redes sociales con su video, en donde, el exentrenador de los Borregos Monterrey hacía una pregunta muy sencilla, pero a la vez interesante: "¿De qué manera puede él ayudar al futbol americano de México? 

La ´lluvia´ de ideas no tardó en llegar, ya que de inmediato hubo de todo: como capacitación decían unos, otros más opinaban que clínicas, algunos se atrevía a señalar que a través de la creación de una liga o como asesor de las ya existentes.

En fin, las propuestas no faltaron y el comentario sobre las mismas de Frank González fue siempre abierto, claro y directo al señalar: "Estarán mis redes abiertas una semana para recibir ideas sobre cómo un servidor puede ayudar al futbol americano".

En días pasados me hacían una buena pregunta: ¿qué diferencia existe entre reclutar y piratear jugadores?

El reclutar es un proceso en donde una institución, a través de sus entradores, viaja por todo el país viendo equipos, ligas, jugadores... y en base a sus necesidades -y la capacidad de los mismos muchachos- los invita a estudiar y defender los colores de su escuela, pero siempre respetando los programas deportivos que hay en dicha entidad.

En cambio, piratear, como le llama la raza, es ir y buscar a jugadores ya hechos y que forman parte de un programa de futbol americano en cualquiera de las ligas que compiten en una u otra organización deportiva, llámese ONEFA o CONADEIP.


Volver arriba