Futuras sanciones


Hoy miércoles, la Selección Mexicana se enfrenta a su similar de Nueva Zelanda en el segundo encuentro de la fase de grupos de la Copa Confederaciones de Rusia 2017.

En Sochi, los hombres de Juan Carlos Osorio se enfrentan a la oportunidad de marcarle lo más posible al Campeón de Oceanía... y así facilitar su paso a las Semifinales del certamen.

Sin embargo, en las tribunas, una situación muy importante se pone en juego, y esta tiene que ver con el futuro del representativo azteca.

Grito

Ya se le había advertido a los fanáticos mexicanos que asisten a la Copa Confederaciones 2017 que iban a estar siendo vigilados por la FIFA.

Hay que entender que en la antigua Unión Soviética, y hasta la caída del comunismo, la diversidad sexual fue prohibida por el estado... y que es un tema sumamente delicado.

En la actualidad, sigue viéndose el asunto desde una perspectiva sumamente conservadora, por lo que el grito que para el mexicano no es más que una forma de diversión, en Rusia envuelve mucho más.

Delicado

En medio de estas circunstancias, se había advertido que los partidos de México podrían ser interrumpidos y hasta suspendidos permanentemente ante los gritos que internacionalmente son ofensivos y discriminatorios.

Que se estaría monitoreando estrechamente a los asistentes mexicanos... y que incluso podrían ser desalojados del estadio ante sus exclamaciones.

Pues aunque no fue notorio a través de la transmisión internacional, sí se dieron los gritos ante los despejes de Rui Patricio, portero de Portugal, y la FIFA ha amonestado de nueva cuenta a la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Hasta puntos

La amenaza que se cierne sobre los mexicanos es de nuevas multas, veto al Estadio Azteca en un juego de Eliminatoria mundialista, y de persistir, quitarle puntos a México en la clasificación rumbo a Rusia 2018.

¿Exagerado?

Digan lo que quieran. Lo cierto es que es muy claro que los criterios de los mexicanos y los de FIFA son bien diferentes... y el asunto va bien en serio.

Incluso, el secretario general de la FMF, Guillermo Cantú, ya salió a pedir a los aficionados nacionales que se sumen a la condena de esta expresión incómoda para el resto del planeta.

¿Travesura?

Es triste que lo que estamos viviendo en el futbol, sea un reflejo de lo que es la idiosincrasia del mexicano de manera histórica.

Molestamos a los demás sin respetar su diversidad, nos brincamos las leyes que no nos gustan... y hasta justificamos nuestras conductas “porque son divertidas”.

¡Y con eso queremos que nos perdonen!

De verdad, en buen plan.

Ya es tiempo de reflexionar.

Y si no, quizás hasta nos venga bien una sanción histórica.

Porque de plano, algunos solamente entienden así.

¡Qué pena!


Volver arriba