Guía inicial para el retiro


Como ya lo había mencionado en esta columna, el retiro eventualmente es una etapa de la vida, a veces llega como parte de un esquema o plan previamente diseñado y a veces llega de manera imprevista. Es importante notar que hoy en día la esperanza de vida es mayor a la que se tenía en el pasado, y que en los próximos años puede acrecentarse una escasez de empleo debido al uso e incremento de la tecnología en muchas actividades y trabajos, que hasta hace algunos pocos años pensábamos eran parte del paisaje.

Cuando uno se imagina el retiro, se visualiza una etapa en la cual el individuo se dedica a darle rienda suelta a sus gustos, donde se es dueño de la totalidad de su tiempo y vive de manera tranquila, debido a que tiene un ingreso que le permite vivir sin mayores preocupaciones; sin embargo, no es la generalidad y se vislumbra que en 30 años en nuestro país tengamos un problema no menor debido a que tendremos una población de adultos mayores que no está preparada para afrontar esta etapa. Hay estudios que indican que hoy una persona de 65 años podría estar viviendo hasta pasados los 85 años, lo que implica planear para poder hacerle frente a 20 años de retiro, si es que el retiro llega a la edad de 65 años.

UN PLAN DE RETIRO

El plan de retiro idealmente se va construyendo desde el inicio de la vida laboral y debe irse ajustando para volverse un objetivo primordial pasando los 50 años, para ello, hay que entender, primeramente, que hay situaciones o eventos en los cuales no se tiene el control y que hay otros donde sí se tiene.

Dentro de los eventos que están fuera de control están los retornos de las inversiones que se tengan y las políticas relacionadas a los impuestos. Donde se tiene algo de control es en la salud, y medianamente la duración del empleo o actividad en la última etapa, y donde se tiene el mayor control es el adecuado uso de los recursos actuales, el presupuesto y una política de ahorro/inversión sistemática.

A estos tres segmentos yo le añadiría que existe la posibilidad de aprender o desarrollar una actividad que sustituya el empleo que se tenga, buscar emprender es una opción que existe para hacerse de recursos en el retiro; no obstante, el emprendimiento deberá iniciarse antes del retiro mismo, para que llegado el momento sea una actividad de tiempo parcial, ya que el plan consiste en reducir la carga laboral y no incrementarla.

Si se tiene un plan de retiro hay que plantearse un escenario en el cual se tenga que adelantar, ya que existen situaciones que pueden alterar el orden de las cosas, siendo las más comunes, un problema de salud y un cambio en la estructura de la empresa.

PUNTOS DE CHEQUEO

Un punto de chequeo es un monitoreo que permite evaluar la salud financiera de cada individuo a fin de conocer sus necesidades futuras de recursos y poder ofrecer un esquema de ahorro/inversión. Una herramienta importante es conocer el nivel de vida que se lleva, y hacer un registro, es decir, cuanto se gasta en transporte, en vivienda, en comida, etc, a fin de poder proyectar, con un mayor nivel de detalle, lo necesario para mantenerse en el retiro.

Estructurar una solución implica conocer las necesidades que se tienen, lo que se quiere y lo que se pretende dejar. Intentar predecir que año o mes es el mejor para invertir, y en que instrumento, es algo muy difícil, lo que la experiencia dicta y que muestra un mejor resultado, es tener claro el objetivo en un periodo determinado de tiempo, y apegarse al plan, con pocos movimientos. En este inicio de año, sería un buen ejercicio, y darse un tiempo para preparar un bosquejo de su plan de retiro personal, su yo del futuro se lo podría agradecer.

Sigue leyendo...
Volver arriba