Silencio De MentaMonterrey
Más del autor

La Tierra, el centro (y sede) de la fiesta

De las zanahorias y Pixar

¿Cuándo un año tiene 14 meses?

´Por favor, domestícame´

Guía para festejar a una mamá


Paso 1. Nace y sé hijo. Para nacer no necesitas decidir nada, simplemente déjate fluir y sal al mundo como puedas. Tampoco decides quién es tu mamá, que puede ser tu madre biológica, alguien que se enamore de ti tan pronto te vea o la persona que más te cuidará en la vida. Para ser hijo no hay grandes requisitos. Incluso es una condición que compartirás con el resto de la humanidad.

Paso 2. Conviértete en el centro del universo de tu madre y, a la vez, sácale canas verdes cada que puedas. Pasa por todas las etapas infantiles existentes y lúcete con tus capacidades de egocentrismo y absolutismo en su máximo esplendor. "¡Mírame, mírame, mírame!". Piensa que tu mamá está en el mundo para satisfacer tus necesidades ¿o por qué otra razón una persona sabría exactamente cómo te gusta el pan tostado, en qué cajón está ese moño rojo que te encanta ponerte en las fiestas, y está lista para cumplirte cualquiera que sea tu capricho del día? Piensa que cuando estás en la escuela, mamá se queda viendo el reloj esperando a que salgas para estar contigo.

Paso 3. Hazle un nudo en la garganta al decirle "te quiero" sin que se lo espere. Dile que te gusta su pancita (lo que ella más detesta), que la quieres porque es la más bonita del mundo, porque te hace de comer lo que más te gusta, porque juega contigo, porque te regala lo que quieres y porque te quiere tanto. La quieres porque te hace la vida más bonita y más fácil. ¿Quién no podría querer a alguien así?

Paso 4. Sé adolescente y aléjate lo más que puedas de todos. Intenta sobrellevar tus desvaríos emocionales y prepárate para vivir experiencias intensas llenas de drama y confusión. Ya sabes que tu mamá te quiere y que la quieres, pero por una extraña razón, a veces la quieres lejos... o cerca. O lejos. O cerca. Qué más da.

Paso 5. Aléjate naturalmente y con calma de tu torbellino emocional y date cuenta que tu madre además de madre es persona y, por más extraordinario que parezca, que tiene sus propios intereses. Al observarla como ser humano, descubres que sus virtudes y defectos son parte de su personalidad, cicatrices e historia personal y que no hace absolutamente nada para joderte la vida. Te observas a ti mismo y te percatas que hay características que te gustan y que no te gustan de ella en ti, y te comprendes más al comprenderla más a ella.

Paso 6. Prepárate para descubrir el significado del concepto "dar" a través de sus acciones. Aprendes a percibir el amor incondicional de una nueva manera, y comienzas a admirarle cualidades que antes no podías comprender ni descifrar, como su discreción, el respeto por el actuar de los demás, su fortaleza y paciencia, su nobleza, sus pensamientos centrados, su dedicación y amor por no dejarte caer, su valentía, su organización y manera de resolverlo todo, su fe y compromiso, su energía para salir adelante, su humildad, su creatividad, e incluso, su sazón al cocinar.

Paso 7. Dile que es la mejor mamá del mundo. Funciona si lo haces de manera presencial, telefónica o simbólica, dependiendo de su ubicación actual. Y cuando escuches a los demás decir lo mismo sobre su madre, en el fondo sabrás que todos están diciendo la verdad, ya que, en realidad, ella es la mejor mamá de tu mundo.

Paso 8. Repite los pasos 5, 6 y 7 todas las veces que consideres necesario, cualquier día del año, a cualquier hora y bajo cualquier circunstancia, y haz que el reconocimiento a mamá se convierta en algo más que una fiesta de un día.

Este escrito fue posible gracias a decenas de personas que compartieron en redes sociales lo que piensan de sus madres. Si quieres ver qué más comentaron niños y grandes sobre qué es lo que más admiran de sus mamás, entra a silenciodementa.com para conocer las respuestas.


Sigue leyendo...
Volver arriba